Novedades Tecnología

Uber sueña con un futuro sin conductores/ Análisis del editor

La compañía no oculta su intención de llevar la conducción autónoma hasta donde sea posible.

fg

En unos años podrían ser los conductores de hoy los que persigan a los vehículos sin conductor.

Foto:

EFE

19 de septiembre 2016 , 06:40 p.m.

–“Wo-o-o-o-w”

La cita viene de una nota en The Guardian, que compiló reacciones de conductores de Uber en Pittsburgh (EE. UU.), la ciudad que esa firma californiana escogió para las pruebas de sus vehículos autónomos.

Lo interesante de ese artículo es que identifica, debajo de las especificaciones técnicas del adelanto que suponen estos carros sin conductor, la incertidumbre que su despliegue en situaciones reales representa para miles de conductores de Uber en ese país y, es de suponer, en el mundo.

Básicamente, el anuncio de que Uber ya tiene una flota (solo son cuatro carros... por ahora) de carros sin conductor tiene a muchos conductores imaginando un futuro en el que ellos no juegan ningún papel.

“Siento que somos partes alquiladas, que solo guardamos este puesto hasta que llegue la tecnología para reemplazarnos”, dijo uno de los conductores entrevistados por The Guardian.

En realidad, Uber nunca ha disimulado su intención de llevar la tecnología de conducción autónoma hasta donde sea posible. El propio CEO de la compañía, declaró hace un par de años que la razón por la cual el costo de cada viaje no podía bajar aún más es que “hay que pagarle al otro sujeto en el carro”. En su visión, un futuro sin conductores le permitiría a su empresa hacer más rentable moverse en carros autónomos (de Uber) que comprar y mantener un auto propio.

Sus palabras, y ciertamente la apuesta de la compañía por asumir el liderazgo en el desarrollo de esta clase de ‘autos fantásticos’, apunta a algo que algunos observadores del sector tecnológico han señalado por algún tiempo: que Uber está lejos de imaginarse a sí misma como una empresa de transporte, y en cambio busca perfilarse como un referente del mundo del Big Data.

Piénselo por un momento: Uber sabe dónde vive cada uno de sus usuarios. Dónde trabajan. A qué hora dejan su casa y a qué hora regresan. Qué hacen los fines de semana y hasta qué hacen cuando visitan otra ciudad. La firma ya ha suscrito acuerdos para dar puntos en cadenas de hoteles a quienes usan sus servicios... a cambio de compartir con su cliente (la cadena, no el pasajero) toda la información sobre sus hábitos de consumo.

¿Quiere saber cuáles son los sitios ‘in’ de una ciudad? ¿Quién lo sabe mejor que la empresa que lleva a la gente hasta allí? ¿Quiere un modelo para optimizar el tráfico en ciudades como Bogotá? ¿A quién acudir si no a una firma que maneja ya tanta o más información al respecto que Waze? Uber Pool es una muestra de su capacidad para extraer negocios de esos datos.

En ese contexto, son secundarios sus enfrentamientos de hoy con los taxistas. En unos años podrían ser los conductores de hoy los que persigan a los vehículos sin conductor. De nuevo, el juego de Uber va mucho más allá de esas polémicas y los datos están a su favor.

De pronto, el “Wo-o-o-o-w” suena distinto.

WILSON VEGA
Editor Tecnósfera
@WilsonVega

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA