Para una mejor experiencia, active los estilos en la página. Como hacerlo?
Para una mejor experiencia, active el javascript de su navegador. Como hacerlo?

Actualizado 12:42 a.m. - miércoles 16 de abril de 2014

Los libros del mes

Los secretos de Hafiz Mustafá
Francisco Leal Quevedo
Ediciones SM, 176 páginas. 2010.

Francisco Leal Quevedo ganó en 2009 el premio Barco de Vapor-Biblioteca Luis Ángel Arango con El Mordisco de la Media Noche. Al abrir los sobres con los seudónimos, el jurado encontró que el segundo lugar, recomendado también para su publicación, era una obra de él, un médico dedicado a escribir para los jóvenes con un gran respeto hacia sus lectores. La obra era (es) Los Secretos de Hafiz Mustafá, una trama de aventuras protagonizada por Fátima y Nazim, que narra el viaje de los dos hacia Estambul tras quedar huérfanos y perderlo todo. Solo podrá salvarlos de su situación desesperada una tía a la que conocen de oídas, pero en la búsqueda se topan por azar con Hafiz Mustafá, un enigmático hombre que cambiará sus vidas y los obligará a sacar lo mejor de sí para salir adelante en medio de la adversidad. Hermoso libro este, que fácilmente puede despertar en los jovencitos el amor por la literatura.

James no está en casa
Constanza Martínez Camacho
Ediciones SM, 80 páginas. 2010.

Obra también galardonada por el jurado del Premio de Literatura Infantil El Barco de Vapor-Biblioteca Luis Ángel Arango, en su edición 2010. La historia es jocosa desde su planteamiento: Gabriel recibe en su casa una lavadora vieja y, oh sorpresa, dentro viene un genio con un numerosísimo repertorio de trucos mágicos e historias y, lo mejor, una acendrada capacidad de servicio que le permite trabajar como mayordomo. Y claro, igual que en las películas responde al nombre de James. Gracias a él, Gabriel aprende muchas cosas sobre su padre, un físico que suele tener la mente en otra parte; su profesor de matemáticas, que parece no tener corazón; y él mismo, que a pesar de su timidez es un muchacho valiente y leal. Con gran destreza, Martínez evita los sermones moralizantes y entrega una trama alegre y divertida.

El autor tenía nueve años de edad cuando ocurrió la tragedia de

El barro y el silencio
Juan David Correa Ulloa
Seix Barral. 182 páginas. 2010.

Armero, pero la avalancha que mató a veinticinco mil personas también se llevó a sus abuelos maternos, y ahí es donde radica el éxito de esta crónica periodística, escrita además con un muy cuidado lenguaje. Sin aspavientos ni lamentaciones, guardando las distancias cuando tiene que hacerlo e involucrándose hasta donde corresponde, Correa consigue enseñarnos que en el sustrato de los grandes eventos, sean estos trágicos o risibles, siempre está el alma humana intentando digerir los hechos y adaptarse a los mismos. De ese modo, la apabullante realidad de una tragedia cuyas dimensiones habrían podido evitarse adquiere aristas y relieves conmovedores, originados en la honestidad de un narrador que si bien está lejos de los sucesos en el tiempo, los mantiene cerca de su corazón.

La historia de las cosas
Annie Leonard
Fondo de Cultura Económica. 390 páginas. 2010.

Este es un alegato, un reclamo por un medio ambiente menos contaminado y más razonable desde el punto de vista del consumo, base de la economía mundial que al convertirse en consumismo genera las aberraciones que preocupan a los ecologistas. El tema resultará familiar para quienes hayan visto el documental del mismo nombre producido por Leonard, una experta en comercio internacional, desarrollo sostenible y salud ambiental que antes que rasgarse las vestiduras frente al desastre intenta encontrar salidas optimistas, sugiriendo que solo si el hombre del común, las grandes corporaciones y los gobiernos aúnan sus voluntades, el daño ambiental podrá detenerse y aún revertirse. Una obra que invita a reflexionar un poco antes de cargar el carrito del supermercado y desempacar los artículos que compramos, muchas veces sin necesitarlos realmente.

En el lugar de los hechos
Francisco Tulande
Ediciones B. 280 páginas. 2010.

Francisco Tulande, el avezado periodista radial de los grandes acontecimientos, nos entrega en este libro cinco excelentes crónicas que sirven para que las nuevas generaciones tengan un acercamiento real a hechos y personas que causaron impacto en la historia de Colombia. Y, en el mismo sentido, recuerdan a generaciones pasadas acontecimientos en la vida de Colombia que las conmovieron profundamente y que por frágil que pueda parecer nuestra memoria siempre deberán permanecer en nuestras mentes.  En síntesis, una obra que deberá servir como texto de consulta y, además, de enseñanza acerca de lo que debe entenderse por excelso trabajo de reportería. 

La selva y la lluvia
Arnoldo Palacios
Intermedio. 246 páginas. 2010.

Hace 52 años publicó Palacios (Cértegui, Chocó, 1924) esta novela en la Unión Soviética, pero nunca llegó un ejemplar a Colombia, salvo el autografiado que el autor regalara en su momento a Germán Arciniegas y que hoy se encuentra en la Biblioteca Nacional. De ella, y de Las estrellas son negras (1949), opera prima de Palacios, se ha dicho que son novelas que testimonian la vida de las comunidades negras del Chocó. Ningún rótulo más inapropiado para dos libros que, sin lugar a dudas, trascienden clichés y son pioneros de la narrativa colombiana, no tanto por sus temas, al fin y al cabo los mismos que han explorado los escritores desde que la novela es novela, sino por sus formas, esas sí depuradas y adelantadas a su tiempo, que otorgan a los libros de Palacios una frescura envidiable.
 

 

Facebook Twitter Google Buzz Enviar Instapapper