Proceso de Paz

‘El aborto fue una práctica que tuvimos que vivir’: Victoria Sandino

La líder de las Farc dice que los hijos de las guerrilleras tenían que estar en la clandestinidad.

Victoria Sandino, integrante de las Farc

Victoria Sandino fue una de las integrantes de la mesa de negociación y es una de las más altas líderes de las Farc.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

26 de junio 2017 , 12:22 a.m.

“El aborto fue una práctica que, en las condiciones que estábamos, tuvimos que vivir”. Con esta frase Victoria Sandino, una de las mujeres de más alto rango dentro de las Farc, habló sobre el tema de la planificación y el nacimiento de niños en el interior de esa organización, cuando estaba en medio del conflicto.

Sandino, quien aún no define si quiere ser congresista o no, explicó que muchos infantes que están apareciendo en las zonas en las que los excombatientes se están desarmando estaban en la “clandestinidad” porque en muchas ocasiones eran “estigmatizados” por ser “hijos de guerrilleras”. EL TIEMPO habló con ella sobre este tema.

¿En la guerrilla siempre nacieron niños?

Sí, en la guerrilla siempre hubo nacimiento de bebés. Antes del 1980 eran muchos más. En esa época había menos mujeres, pero nacían muchos más niños porque ellas no planificaban. Esta es una de las razones por lo que las mujeres no están en la dirección. Si bien hay un nivel de machismo en la organización y se decía que la guerra no está hecha para mujeres, nosotras podemos ser tan eficientes como los hombres, pero hay unas condiciones especiales que nos afectan y una de ellas es el embarazo.

¿Esta tendencia de muchos nacimientos cambió en algún momento?

Desde la década de 1990 se empezó a planificar ya que hay unas condiciones de la guerra que así lo exigían, pero aun así siempre se presentan embarazos.

Hubo niños que fueron quitados por el Ejército y que nunca se supo dónde estaban

¿Se esperaba que en las zonas de normalización se descubriera la existencia de tantos niños?

Eso se pronosticó. Lo sabíamos y por eso se planteó algo en el campo de la reincorporación, pero de esto no se hablaba porque los hijos de la guerrilla tenían que ser un tema clandestino. Obviamente los niños no se podían tener en una guerra y la mayoría estaba con familiares, pero si se decía eso empezaba la presión y persecución a una criatura por el simple hecho de ser hijo de una guerrillera, por eso se vino ocultando, pero ahí estaban.

¿Hubo niños que crecieron en la guerra?

Al principio sí. Los hijos de ‘Manuel Marulanda’ (máximo jefe de las Farc ya fallecido), por ejemplo, nunca salieron. Nacieron en medio del conflicto y se criaron ahí. Hoy uno de ellos es del estado mayor central, Enrique Marulanda, y otros, como cuatro, murieron. Pero de 2000 para acá fue imposible tener hijos en los campamentos.

¿Y cómo manejaron el tema desde el 2000 hasta el proceso de paz?

Las guerrilleras que tuvieron hijos los tuvieron por fuera. En algunos casos hubo niños que fueron quitados por el Ejército y que nunca se supo dónde estaban o si están en adopción. Las compañeras quieren encontrarlos, porque no saben dónde están.

¿Cómo era el tema de los abortos en la guerrilla?

El aborto fue una práctica que, en las condiciones que estábamos, tuvimos que vivir. Más que el aborto era la decisión de la madre de tener o no a sus hijos. Si los tenía, la mayoría de las veces tenía que irse, porque o se iba con su hijo a tenerlo, o tenía que dejarlo por fuera después de que naciera, porque en las condiciones de la guerra era imposible tenerlo. Entre las reglas era obligatorio planificar.

Precisamente sobre las mujeres en esta nueva etapa, ¿habrá cuota en el partido político de las Farc?

No. En el acuerdo se dice que hay que tener en cuenta las particularidades de las mujeres de la insurgencia. Los estatutos del partido son los que definirán los niveles de igualdad en el interior de la organización, pero nosotras no estamos tan de acuerdo con las cuotas. Queremos estar en los espacios de dirección no porque nos den una cuota por ser mujeres, sino porque tenemos méritos para estar allí. Vamos a pelear por la participación y presencia de las mujeres en los debates, en la toma de decisiones.

¿Se ve como senadora?

Pues no sé si como senadora, pero lo que sí me veo es trabajando con la gente. La participación política no es exclusivamente la electoral. Si la organización, la gente y las mujeres, sobre todo, consideran que una tarea mía podría ser estar en el Senado, lo tendría que asumir.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA