Proceso de Paz

‘No hubo negociación para este gesto humanitario’: Santrich

El traslado del exjefe guerrillero del hospital El Tunal a una fundación religiosa generó polémica.

Las repercusiones del traslado de Jesús SantrichEl exguerrillero Jesús Santrich fue trasladado a la Fundación Caminos de Libertad, una sede del Episcopado colombiano, ubicada en centro Bogotá, tras recibir el alta médica.
FUNDACIÓN CAMINOS DE LIBERTAD

@camdelibertad

11 de mayo 2018 , 11:51 p.m.

Tras la polémica que desató el traslado de Jesús Santrich del hospital de El Tunal a la casa del Episcopado Caminos de Libertad, en lo noche de este jueves, el exjefe guerrillero confirmó que continúa la huelga de hambre que comenzó hace 33 días, cuando fue capturado por presuntamente conspirar para el envío de cocaína a Estados Unidos.

“(Sigo) firme en mi batalla por la dignidad”, escribió Santrich –cuyo nombre real es Seuxis Paucias Hernández– en una breve carta en la que agradeció a quienes propiciaron su traslado. En esta, además, afirmó que “ningún tipo de negociación ha habido para que se dé este gesto humanitario, apegado al ordenamiento legal”.

La decisión del traslado de Santrich del hospital El Tunal a la sede religiosa, ubicada en el centro de Bogotá, fue tomada por el director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), general Jorge Luis Ramírez, “por temas humanitarios”.

El viceministro de Justicia, Carlos Medina, defendió la medida tomada y dijo que con ella el Gobierno pretende “dar garantías para que Santrich no se muera”.

El exjefe guerrillero estaba desde el 26 de abril en el centro hospitalario, a donde había sido trasladado desde la cárcel La Picota debido al deterioro de su salud por cuenta de la huelga de hambre que adelanta.

En el hospital de El Tunal lo visitó el 4 de mayo Jean Arnault, jefe de la Misión de Verificación de la ONU, en su labor de seguimiento a las garantías de seguridad jurídicas y físicas de los excombatientes.

Precisamente, Arnault fue una de las personas que pidieron el cambio de sitio de reclusión de Santrich, argumentando que esto “permitiría brindarle condiciones más acordes a su estado de salud física y emocional, sirviendo por este medio la causa tanto del proceso judicial como de la paz en Colombia”

Así se lo manifestó al ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, en una carta que le envío el miércoles, un día antes del traslado. Arnault se mostró preocupado por el deterioro de la salud de Santrich, pues a su juicio, eso “tendría consecuencias negativas sobre el proceso de reincorporación de los excombatientes” del que depende el éxito del proceso de paz con las Farc.

El exministro y facilitador de los diálogos, Álvaro Leyva, el senador Iván Cepeda, las comisiones de paz del Congreso y organizaciones habían hecho peticiones en el mismo sentido.

La polémica

Aunque hubo cuestionamientos a la decisión desde distintos sectores, la Fiscalía, a través de la directora de asuntos internacionales, no se opuso a la medida y señaló que el director del Inpec puede disponer lo que considere pertinente para custodiar a Santrich “en el entendido de que se preserve su seguridad”.

Por su lado, el segundo del ahora partido político Farc, Iván Márquez, desde Caquetá afirmó que el traslado de Santrich “reaviva la agónica llama de la esperanza de paz”.

En cambio, para el exministro y exjefe negociador del Gobierno para los diálogos con el Eln, Juan Camilo Restrepo, la decisión del Inpec es “un grave precedente”. ¿Qué van a decir las autoridades carcelarias y eclesiásticas cuando otros presos, alegando inocencia, entren también en huelga de hambre y pidan reubicación fuera de cárceles?, se preguntó.

El Episcopado afirmó que “con esta acción humanitaria no se pretende en modo alguno obstaculizar los procesos judiciales”.

Por otro lado, monseñor Pedro Fernando Mercado, presidente del Tribunal Eclesiástico Arquidiocesano, y quien se ha caracterizado por ser un fuerte crítico de la Farc, dijo que “con el traslado de Santrich a una sede eclesiástica se crea un grave precedente jurídico y moral” y que se aparta de la decisión del Episcopado.

El Ministro de Justicia dijo que no es la primera vez que se da un traslado de este tipo y recordó que en el 2007 (durante el gobierno de Álvaro Uribe) se ordenó el traslado del exguerrillero Rodrigo Granda desde la cárcel de La Dorada, Caldas, a la Conferencia Episcopal.

REDACCIÓN PAZ Y JUSTICIA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA