Proceso de Paz

El Cauca marchó por el 'Sí' a los acuerdos de paz

Campesinos, afros e indígenas se unieron en Popayán para respaldar lo acordado en La Habana, Cuba.

fg

La marcha comenzó a las 10:30 de la mañana y terminó a la 1:30 de la tarde.

Foto:

Juan Camilo Pedraza

14 de septiembre 2016 , 08:44 p.m.

Un hombre vestido de camuflado y pasamontañas le apuntó con su fusil a una mujer que tenía una camiseta con el lema ‘Sí a la paz’. Ella marchaba por las calles de Popayán, como lo hicieron este miércoles al menos 18.000 indígenas, afros, campesinos, estudiantes, funcionarios y ciudadanos del Cauca para manifestar su apoyo al acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc.

Después de la ‘emboscada’, el hombre del camuflado extendió su mano derecha y le preguntó a la mujer: “¿Le daría la mano a un guerrillero?”. El arma era de madera y del cañón salían un girasol y una bandera blanca.

Quien la cargaba era Jorge Benavides, un universitario que va a votar ‘Sí’ en el plebiscito del 2 de octubre para refrendar lo pactado en La Habana. “Esto es un acto simbólico. Aunque no se van a acabar los problemas, pasaremos de la muerte a la esperanza”, le dijo a EL TIEMPO.

La marcha empezó a las 10:30 a. m., tras dos horas de espera en las que movimientos sociales provenientes de poblaciones que han sufrido intensamente la guerra –El Tambo, Santander de Quilichao, Caloto, Caldono y Piendamó– organizaron a la gente en la avenida Panamericana, al frente del Colegio Salesianas. Desde este punto, los marchantes se dirigieron al parque Caldas, en el centro de Popayán.

El multitudinario encuentro fue convocado por Ruta Pacífica, asociaciones campesinas, la Gobernación, la Universidad del Cauca y el Consejo Regional Indígena.

“Invitamos a votar por el ‘Sí’ porque hemos construido la vida dentro de la guerra y requerimos que vuelva la tranquilidad. A los que van a votar por el ‘No’ les pedimos que piensen en los niños y en las generaciones que van a poder crecer y educarse en paz”, dijo Marina Gallego mientras sostenía un micrófono durante la marcha. Ella es la coordinadora nacional de Ruta Pacífica.

Al contrario de algunas organizaciones que entonaban cantos, como el movimiento político Marcha Patriótica, o interpretaban música con tambores, como las comunidades negras, los indígenas caminaban casi en silencio.

Iban en dos filas perfectas, al lado derecho los hombres y al lado izquierdo las mujeres. Muchas llevaban bolsas de plástico en la cabeza para protegerse de la lluvia leve que acompañó tres de los casi cuatro kilómetros de caminata.
Leidy Chocué, indígena del pueblo nasa de Caldono, dijo haber salido a marchar para “sensibilizar a los colombianos, en especial a las ciudades, de la importancia de unirse al ‘Sí’”.

Según el senador liberal Luis Fernando Velasco, que acompañó la marcha, la gente del Cauca salió junta y con esperanza porque “hace un año no siente la guerra”. Y el gobernador, Óscar Rodrigo Campo, afirmó que el departamento quiere “ hacer de la paz una forma de vida”.

La marcha de los caucanos terminó a la 1:30 p. m. con un concierto encabezado por el grupo Herencia de Timbikí. Hasta esa hora, el hombre de camuflado repitió la pregunta a todo desprevenido que marchaba: “¿Le daría la mano a un guerrillero?”. Una mujer al observarlo murmuró: “Es lo que necesitamos hacer”.

JUAN CAMILO PEDRAZA
Enviado especial de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA