Proceso de Paz

La histórica cumbre de paz entre las Farc y ‘exparas’

Se reunieron en Bogotá. La principal conclusión: la necesidad de que se conozca la verdad.

Farc y AUC

De izq. a der.: 'Ernesto Baéz', 'Diego Vecino' y el 'Alemán', exparamilitares, el padre F. de Roux, Alvaro Leyva, el abogado Diego Martínez, Pablo Catatumbo, Iván Márquez y Jesús Santrich.

Foto:

Archivo Particular

24 de julio 2017 , 05:12 p.m.

Un humilde salón de la Casa Provincial de los Jesuitas, en Bogotá, fue el escenario para uno de los encuentros más importantes en el camino de la reconciliación: el que ocurrió entre tres líderes de las Farc y tres jefes de las antiguas Autodefensas Unidas de Colombia (Auc), dos enemigos que hasta ahora se creía eran irreconciliables.

Al histórico encuentro, el cual tuvo lugar el pasado miércoles, un día antes de la celebración de la Independencia de Colombia, asistieron por las Farc Iván Márquez, Pablo Catatumbo y Jesús Santrich, tres de los integrantes de la delegación de esa guerrilla que pactó el fin del conflicto.

Y sus interlocutores fueron Freddy Rendón Herrera, el ‘Alemán’, Edwar Cobos Téllez, ‘Diego Vecino’, e Iván Roberto Duque, mejor conocido como ‘Ernesto Báez’, tres de los hombres más temidos en el pasado en varias partes del país.

Era mucho lo que tenían que hablar estos seis excombatientes, los cuales desde hace ya un tiempo tomaron la decisión de abandonar el camino de las armas y apostarle a la reconciliación del país, un propósito que poco a poco se va volviendo nacional.
Quienes asistieron al encuentro contaron que este duró algo más de tres horas, las cuales pasaron con dos jarras de agua, jugos naturales de caja, galletas, queso y otras viandas.

La principal conclusión de la reunión, según el exministro Álvaro Leyva, uno de los testigos de la misma, fue el “compromiso” de los líderes de las Farc y los exjefes paramilitares con la verdad.

“Durante el encuentro fue firme e ineludible el compromiso con la verdad de todos, tanto como componente fundamental de la reconciliación nacional como elemento esencial de reparación a las víctimas”, afirmó el exministro

En ese sentido, Leyva –uno de los hombres más cercanos al proceso de paz de La Habana– dijo que “la verdad tiene que trascender” y que “el día que este país conozca lo que sucedió en los últimos cincuenta o sesenta años, cambia, será un país nuevo”.
Aunque trascendieron pocos detalles de la cita, se supo que otro de los temas fue la cifra de muertos en medio de las confrontaciones. “Se estableció lo que estimaba cada uno de los sectores”, contó Leyva.

De igual forma, el exministro dio cuenta del apoyo “total” de los exjefes de las Auc a los “actuales acuerdos” de paz entre el Gobierno y las Farc. “Esto bajo el principio que no debe suceder en esta ocasión lo que les sucedió a ellos”, dijo.

Esta referencia puede estar dirigida a lo que algunos observadores han calificado como “tropiezos” en el proceso de desmovilización de las Auc, en el cual varios exjefes paramilitares terminaron extraditados a Estados Unidos.

Al ser indagado por la foto que quedó de esa reunión, el presidente Juan Manuel Santos dijo que le “gustó” y que eso es lo que requiere el país: la reconciliación.

“Ya depusieron las armas y ahora lo que tenemos que hacer es deponer los odios, la sed de venganza, reconciliarnos, a eso viene el Santo Padre, a dar el primer paso hacia la reconciliación”, afirmó Santos.

Durante el encuentro fue firme e ineludible el compromiso de la verdad de todos

Enemigos

La sola noticia de que guerrilla y paramilitares se hayan visto frente a frente –sin tener un fusil empuñado en sus manos– ya es extraordinaria.

Se trata de dos de los grupos que más se atacaron en medio del conflicto colombiano. No hay que olvidar que gran parte de la motivación del surgimiento de los ‘paras’ fue la lucha antiguerrillera en varias regiones de Colombia.

Uno de los puntos en los que más insistieron los guerrilleros durante el proceso de paz de La Habana fue en la necesidad de “desmantelar” el fenómeno paramilitar, al cual consideraban uno de sus enemigos más enconados.

Incluso, uno de los acuerdos de La Habana fue la creación de una unidad especial en la Fiscalía General de la Nación para la lucha contra los grupos armados en la que se incluye –específicamente– el “desmantelamiento de grupos sucesores del paramilitarismo”.

Por eso, en momentos en que avanza la aprobación de las normas para hacer realidad lo acordado entre el Gobierno y las Farc, un encuentro entre la guerrilla y los paramilitares ha sido interpretado por expertos como una puerta de entrada a una verdadera reconciliación nacional.

Pero llegar a ella no fue fácil. Primero hubo reuniones internas de cada una de las partes (guerrilleros y paramilitares, cada uno por su lado) y luego se planeó el encuentro conjunto.

Una de las voces más importantes durante la reunión fue la del padre Francisco de Roux, incansable luchador por la paz de Colombia, quien testimonió el encuentro y, de paso, les dio su bendición a estos excombatientes.

La reunión del pasado miércoles fue la primera de varias que podrían darse en el futuro, las cuales podrían derivar en que se conozca la verdad de los hechos ocurridos en el conflicto, una deuda todavía sin pagar a las víctimas.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA