Proceso de Paz
universidad de la sabana
Logo de la Universidad de La Sabana

La incertidumbre del Eln de cara a las elecciones

Si esta guerrilla no cambia su mensaje inclinará la balanza de la paz hacia la derecha en las urnas.

Eln

Guerrilleros del Eln. 

Foto:

Juan Pablo Rueda Bustamante / Archivo EL TIEMPO

30 de mayo 2017 , 10:48 p.m.

El anacronismo estratégico de la guerrilla le puede pasar una costosa factura de cara a las elecciones del 2018. Partidos como el Centro Democrático y Cambio Radical empiezan a marcar una pauta diferente con respecto a los diálogos con los grupos armados.

Era un secreto a voces que Cambio Radical iba a empezar a girar sus líneas políticas con respecto al gobierno de Juan Manuel Santos y, a juzgar por las declaraciones del director del partido, Jorge Enrique Vélez, sobre la reforma política y la mesa de diálogos con el Eln la distancia entre la colectividad de Germán Vargas y el Gobierno empieza a ser cada vez mayor.

La noticia es otra mala señal que se suma al clima de incertidumbre y escepticismo que ronda la mesa de diálogos en Quito. Esto puede explicar, en parte, por qué la propuesta de las diligencias guerrilleras de las Farc y el Eln sobre una “paz completa” no termina de cuajar. A lo anterior se suma que las estrategias de negociación de los elenos rayan entre el anacronismo y la intransigencia.

Hay un argumento manido -no por eso inútil- sobre la diferencia de los tiempos entre los grupos insurgentes y los gobiernos en materia de negociación política.

Los primeros no tuvieron mayor afán en sentarse en una mesa de diálogo porque lograron apertrecharse económicamente y soportar los embates de las Fuerzas Armadas. Los segundos dependieron de promesas electorales en materia de paz y por eso tendieron a ofrecer condiciones y espacios de negociación generosos.

Ahora bien, en los días que corren el contrapunteo de los tiempos parece haber cambiado de manera desfavorable para el Eln. Para empezar, el proceso de paz que se adelantó con las Farc avanzó a trancazos después de la firma del Acuerdo de La Habana (o del Teatro Colón, o ambos) y, según las últimas encuestas, genera más dudas que respuestas en términos de su implementación.

Segundo, suponiendo que existe una migración de combatientes de las Farc al Eln, se podrá descartar un movimiento de grandes proporciones que signifique un aumento considerable de la capacidad militar del grupo insurgente. Tercero, la competencia por los territorios desalojados por las Farc se suman las Bacrim, lo que puede significar un recrudecimiento del conflicto en algunas zonas. Cuarto, como ya se ha señalado, el país político ha empezado a presentar posturas disonantes con respecto a los diálogos de paz, incluso más extremas que las expuestas por los votantes del 'No' en el plebiscito del año pasado.

A lo anterior se suma que el Eln parece haberse quedado en los noventa y está aplicando una estrategia de negociación caracterizada por un “tire y afloje” entre acciones militares esporádicas y exitosas que, supuestamente, sirven para presionar la mesa política.

A todas luces resulta una postura desatinada porque la supuesta soledad del grupo insurgente en el marco del conflicto pone todos los reflectores sobre sus acciones: secuestros, extorsiones, desplazamiento, ataques a efectivos de la Policía o el Ejército. Incluso, entra en juego la redefinición de las relaciones entre la guerrilla y el negocio del narcotráfico, temática tratada con asepsia “moral” en el pasado por parte de la dirigencia del Eln.

Los interrogantes son muchos: ¿La relación entre el Coce (Comando Central) y la guerrillerada es distante? ¿Apuesta el Eln a unas negociaciones a largo plazo y por eso acude a la dilación por factores militares? ¿El capital político de los diálogos de paz se desgastó con las Farc y el Eln está buscando beneficiarse de lo ya conseguido por el otro grupo insurgente?

Una breve certeza existe: las posturas de distintos sectores políticos con respecto a la mesa de diálogo en Quito empiezan a variar de cara a las elecciones del próximo año y mientras el grupo insurgente sostenga la intransigencia militar, la balanza puede terminar inclinándose hacia la derecha en las urnas.


ANDRÉS FELIPE AGUDELO GONZÁLEZ
Profesor Facultad de Derecho
Universidad de La Sabana

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA