Proceso de Paz

'La implementación de la paz con las Farc entra a su fase más difícil'

Así lo considera el Instituto Kroc, que hace seguimiento técnico a los acuerdos con la exguerrilla. 

Víctimas

A las víctimas les preocupa que el gobierno no impulse la reforma rural.

Foto:

Eitan Abramovich / AFP

09 de agosto 2018 , 11:43 a.m.

Si bien los temas del acuerdo de paz con las Farc llamados a implementarse a corto plazo ya se han resuelto en estos primeros 18 meses de su vigencia, como la dejación de las armas de esa exguerrilla, la implementación entra a una fase mucho más crítica y difícil porque debe comenzar la puesta en marcha de los cambios estructurales que contempló lo acordado en La Habana. 

Así lo indica el Instituto Kroc, de la Universidad de Notre Dame, centro académico designado en el acuerdo de paz para hacer su seguimiento técnico, en su segundo informe, dado a conocer este jueves, sobre el estado efectivo de la implementación en Colombia.

“El proceso ahora ha entrado en la fase más difícil, la de lograr la reforma rural, promover el desarrollo económico, promover y garantizar la participación ciudadana, reincorporar a los excombatientes, sustituir los cultivos de uso ilícito, abordar las preocupaciones de las víctimas y proporcionar mecanismos para la justicia transicional”, dice el informe.

El documento muestra el progreso periódico de la implementación desde el 1 de diciembre del 2016, cuando entró en vigencia el acuerdo, hasta el 31 de mayo de este año. Si bien los seis puntos del acuerdo tuvieron avances, aún están pendientes reformas estructurales a mediano y largo plazo, como la presencia del Estado y de sus instituciones en las zonas donde operaron históricamente las Farc y que hoy se disputan distintos grupos armados.

El Instituto Kroc registra un avance en la implementación general del acuerdo del 61 por ciento, un ritmo promedio comparado con 34 procesos de paz que ese centro de estudio ha analizado en los últimos 30 años. Y en todo caso destaca que se han logrado avances que en otros países requirieron mucho más tiempo, como el mismo desarme guerrillero.

Ese 61 por ciento de avance quiere decir que 353 compromisos de los 578 que contempló el acuerdo de paz están en proceso de implementación o han sido implementados completamente. El resto, un 39 por ciento, sigue pendiente. En el primer informe, publicado en noviembre pasado, para el primer aniversario de la firma de la paz con las Farc, el 45% de los compromisos consignados en el acuerdo se habían implementado de forma mínima, intermedia o completa.

“La implementación del Acuerdo de Paz avanza significativamente, pero es necesario emprender reformas estructurales que hagan posible la construcción de una paz de calidad en Colombia”, señaló el Instituto Kroc. Entre los temas urgentes que se deben implementar y que están retrasados está la reforma electoral, las circunscripciones especiales, las leyes para la reforma rural integral.

Tras este seguimiento técnico, el Instituto Kroc reitera una alerta que ya había hecho en el primer informe. Tiene que ver sobre las “precarias condiciones de seguridad en las que se encentran los defensores de derechos humanos y líderes sociales y sus comunidades en algunas regiones priorizadas, excombatientes de las Farc y sus familias”.

También llama la atención sobre los retrasos en la reincorporación de los excombatientes y las dificultades para la implementación del enfoque de género, étnico y territorial.

Los porcentajes de cumplimiento por punto

El número de disposiciones que se encuentran “en algún nivel de implementación ha incrementado de 83 (14 por ciento) en diciembre de 2016 a 353 (61 por ciento) en mayo de este año y el porcentaje de disposiciones del acuerdo que se han implementado completamente ha aumentado de 4 por ciento a 21 por ciento en este mismo periodo.

Hasta mayo, dice el informe, el 39 por ciento de los compromisos no se habían iniciado, un 31 por ciento había iniciado su implementación de forma mínima y el 9 por ciento, de forma intermedia.

Los puntos Reforma Rural Integral, el primero de seis del acuerdo, y el de la Solución al problema de drogas ilícitas, el cuarto, son los más rezagados.

Los compromisos relacionados con la Reforma Rural implementados de forma completa solo alcanzan el 2 por ciento. El 3 por ciento está implementado de forma intermedia; el 45 por ciento, de forma mínima y el 50 por ciento no se ha iniciado.

De los compromisos relacionados con el tema de la Solución al problema de las drogas ilícitas, que tiene como programa central la sustitución de cultivos ilícitos, apenas el 2 por ciento se ha implementado completamente; el 14 por ciento, de forma intermedia; el 45 por ciento, de forma mínima y el 39 por ciento no se ha iniciado.

Por el contrario, los puntos más avanzados del acuerdo son el tercero, el fin del conflicto, que contemplaba compromisos como la concentración y desarme de las Farc (39 por ciento de los compromisos se han implementado de forma completa), y el sexto, sobre los mecanismos de implementación, verificación y refrendación (el 52 de los compromisos de se han implementado de forma completa).

En su reporte, el Instituto Kroc exhortó al gobierno de Iván Duque a continuar la implementación del acuerdo, y a trabajar en ese fin fortaleciendo los lazos con la comunidad internacional y todos los sectores sociales a nivel local y nacional: “Confiamos en el que el nuevo Congreso y el nuevo Gobierno vean en la implementación eficiente del acuerdo de paz una gran oportunidad, una plataforma para construir estabilidad y paz de calidad en Colombia”.

Para Borja Paladini Adell, representante en Colombia del Instituto Kroc, “impulsar una implementación efectiva y eficiente será uno de los retos principales del nuevo Gobierno”, pero también dice que la construcción de paz y transformación del país son compromisos de toda la sociedad colombiana al tratase de procesos de largo aliento.

“La implementación de un acuerdo de paz, sobre todo después de tantas décadas de conflicto, es un proceso difícil y complejo y tarda muchos años en generar cambios, pero puede convertirse en una oportunidad de transformación para garantizar el derecho a la paz y el desarrollo sostenible y crear una sociedad más democrática y equitativa, pues se trata de una apuesta de Estado que va más allá de lo político-partidista y del trabajo de cuatro años de gobierno”, agregó Paladini Adell.

REDACCIÓN PAZ
@pazELTIEMPO
redaccionpaz@eltiempo.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA