Proceso de Paz

Sergio Jaramillo, el silencioso arquitecto de la paz con las Farc

Durante las negociaciones en La Habana usó una ‘laptop’ sin acceso a internet para evitar ‘hackeos’.

Sergio Jaramillo, ex comisionado de Paz

El saliente comisionado de Paz espera, ahora como embajador en Bruselas, mantener el interés de Europa en el apoyo a la implementación de los acuerdos con las Farc.

Foto:

Mauricio Dueñas / EFE

06 de agosto 2017 , 12:00 a.m.

Esta semana, antes de cerrar su ciclo como comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo dejó en marcha el trasteo, a una bodega de Funza, de las armas entregadas por las Farc en 26 puntos del país.

Puso así punto final a la tarea más difícil que el presidente Juan Manuel Santos le encomendó: el desarme definitivo de esa guerrilla.

Tras siete años de trabajo para cumplir la misión de hacer la paz con las Farc, cuatro de ellos de la mano de un coequipero de lujo como Humberto de la Calle, Sergio Jaramillo deja las armas de esta guerrilla a las puertas de ser convertidas en monumentos.

En completo secreto y mientras públicamente fungía como Asesor Presidencial para la Seguridad Nacional, desde septiembre del 2010 este filósofo, filólogo y experto en cultura griega trabajó en la estrategia para que la negociación con las Farc que Santos tenía en mente fuera la que definitivamente cerrara el conflicto con esa guerrilla, la más antigua y poderosa de América Latina.

Un año y cinco meses después, el 24 de febrero del 2012, cuando arrancaron los diálogos exploratorios en La Habana, la estructura y la agenda para los diálogos que Jaramillo había construido y presentado al Presidente comenzaron su prueba de fuego.

Ese día, en la capital cubana, vio por primera vez, cara a cara, a los guerrilleros delegados para las conversaciones. No era fácil que las Farc vieran reflejados sus reclamos históricos y sus aspiraciones en solo cinco puntos, pero esto ocurrió.

A partir de ahí, Sergio Jaramillo se convirtió en el mayor adversario de las Farc en la mesa de negociaciones y, sobre todo, en su principal interlocutor.

Para el comisionado de Paz era una obsesión traducir en ideas prácticas, durante las noches, todo lo que se negociaba durante el día en agobiantes jornadas.

En un computador Toshiba, que según él era “autista” porque no se podía conectar a internet para evitar ‘hackeos’, consignaba esas ideas.

Solía ocurrir –cuenta un integrante de su equipo– que en las madrugadas deslizara esos textos por debajo de las puertas de las habitaciones de los otros negociadores.

Ese era el punto de partida de lo que al día siguiente, muy temprano, el equipo del Gobierno discutía para llevar a la mesa de negociaciones con las Farc.

Los delegados de esa guerrilla no desconocían ante quién estaban. Jaramillo había sido el arquitecto de la política de seguridad democrática que redujo a las Farc a una tercera parte de lo que eran en el 2002.

Por haber formado parte, primero, de la estrategia de guerra contra las Farc y, luego, de los planes de paz, el comisionado para la Paz conocía qué se podía esperar de esa guerrilla en una negociación.

Pero también entendía, como pocos, que una de las claves del éxito en los diálogos era dar a las Farc una salida digna de la guerra.

La mezcla del conocimiento profundo sobre esa guerrilla y un estilo directo, sin dobleces, políticamente incorrecto, llegó a ser “chocante” para las Farc y para algunos de sus compañeros de equipo en la negociación.

En medio del inesperado reconocimiento que suscitó en redes sociales y editoriales periodísticos su papel en el cierre del conflicto con las Farc esta semana, cuando el presidente Santos anunció que finalizaba su tarea como comisionado para la Paz, el mensaje que más conmovió a Jaramillo fue el de uno de los jefes de las Farc.

“A todo señor, todo honor”
, le escribió esta semana por WhatsApp, luego de reconocerlo como el más “visible adversario” de esa guerrilla y de admitirle que no está “en los afectos” de las Farc.

Los hechos demuestran que, pese a su capacidad como funcionario público, Jaramillo no ve en la política una realización personal sino una herramienta para hacer transformaciones.

Ahora se va como embajador de Colombia a Bruselas, el corazón político de la Unión Europea. Su aspiración es mantener el interés de ese continente en el apoyo a la implementación de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra con las Farc.

Así destacaron su trabajo algunos medios

“Habría que reconocerle a Jaramillo la reivindicación de la prudencia, de la convicción de que las instituciones deben estar por encima de las contingencias políticas, el conocimiento profundo de la historia del país a la hora de participar en los gobiernos”.
Editorial de EL TIEMPO

“Jaramillo es uno de esos servidores públicos de los que tanto se habla, pero que parecen unicornios en las altas esferas del poder: sin ambiciones políticas personales, se entregó de lleno”.
Editorial de ‘El Espectador’

“Dedicó su experiencia y conocimiento en cumplir un doble propósito: garantizar el tránsito digno de las Farc a la legalidad (...) y resolver los problemas que para él obstaculizan el trabajo de construir una nación: la tierra, el narcotráfico, la impunidad y la democracia”.
Análisis de la revista ‘Semana’

“Su criterio equilibrado y cauteloso durante toda la negociación con las Farc no solo impidió una mayor cantidad de cesiones en la mesa, sino que imprimió una dosis de pragmatismo a lo acordado”.
Editorial de ‘El Nuevo Siglo’

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: @MarisolGmezG

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA