Proceso de Paz

‘Las elecciones fueron un baño de realidad para la Farc’

Felipe González, expresidente español, dijo que el resultado fue un golpetazo de realidad durísimo. 

Juan Manuel Santos, Felipe González y Óscar Naranjo

El exjefe de gobierno español Felipe González destacó los avances que se han logrado en el proceso de implementación de los acuerdos de paz

Foto:

Nélson Cárdenas / Presidencia

07 de mayo 2018 , 08:13 a.m.

El exjefe de gobierno español Felipe González, quien estuvo este fin de semana acompañando la reunión de la Comisión de Seguimiento al proceso de implementación del acuerdo de paz, asegura que las pasadas elecciones de Congreso fueron para los exguerrilleros de las Farc “un baño de realidad”.

Para él, ese partido tiene que recomponerse y analizar sus propios errores.
También destaca los avances logrados en la implementación del acuerdo y se muestra convencido de que al presidente Nicolás Maduro le queda poco tiempo en el poder.

¿Qué balance puede hacer de la reunión de seguimiento a la implementación de los acuerdos en la que usted estuvo?
Para mí el balance es positivo. Se están haciendo muchas cosas, se tardó mucho en llegar al acuerdo y yo sí observo, con lo que llamamos la mirada de la comunidad internacional, la satisfacción de la Unión Europea, un gran colaborador; el dictamen de Naciones Unidas, que también es positivo, y la vigilancia del Instituto Kroc. Yo lo veo muy positivo.

¿Pero la gente de la Farc tiene críticas?
En la dinámica de la reunión del sábado tuvimos a la gente del partido Farc quejándose de algunas cosas concretas, lo cual es bastante normal, pero el balance global, comparándolo con otros acuerdos de paz que he vivido, es muy positivo.

Lo que pasa es que este proceso es muy especial porque es un acuerdo de paz con una implementación que tiene un horizonte temporal que implica un gran proyecto de país.

¿Qué es lo que le preocupa a la gente de Farc?
Tienen razón en algunas preocupaciones, que incluso a veces son personales y organizativas, pero hay que comprender que ellos han pasado rápidamente por la parte del cumplimiento que les afectaba, es decir, su desarme, su desaparición como fuerza militar y su paso a ser una fuerza política, que los llevó a una contienda electoral, que en cierto modo les ha frustrado expectativas que yo creo que no eran realistas por parte de ellos.

¿Cómo vio el desempeño electoral de la Farc?
Obviamente su desempeño no ha sido bueno desde el punto de vista político, en lo que se puede decir por ser prudente. También me llaman la atención los argumentos de los que decían que les iban entregar el poder a las Farc, al castrochavismo, algo que incluso hoy en día algunos se atreven a sostener, con un fundamento que pertenece al mundo de la virtualidad y de la irrealidad.

¿Las elecciones legislativas aterrizaron a la gente de la Farc?
Sí, claro, y lo del castrochavismo que yo todavía hoy lo oigo decir, aunque es lógico en el ambiente de campaña.

¿Cómo analiza los resultados electorales que tuvo la gente de la Farc?
Yo creo que tienen que recomponerse porque creo que el resultado electoral ha sido para ellos un golpetazo de realidad durísimo. Ellos tienen que analizar sus propios errores. Eso de presentarse a las elecciones con las mismas siglas, transformando su sentido, ya tiene un costo evidente; incluso, ahora el capital político que tienen es ser signatarios de un acuerdo de paz que acaba con 50 años de conflicto.

Es que no es fácil cambiar las botas por los votos, los fusiles por la palabra

Entonces, lo que tienen que poner en valor es eso, pero no veo que lo estén haciendo con claridad. El resultado es un baño de realidad y, por eso, ellos tienen que analizar sus errores estratégicos y tácticos, y ver cómo se reconvierten. Es que no es fácil cambiar las botas por los votos, los fusiles por la palabra.

¿Eso también indica que la gente no los quiere?
Claro, eso es así, y eso forma parte del baño de la realidad. Ellos llevan alimentando un discurso de representación de los intereses legítimos de los colombianos durante muchos años y, de pronto, se dan cuenta que los colombianos deciden libremente cuáles son sus intereses y lo deciden votando.

Y resulta que no votan por ellos o que los votan mínimamente, ese es el baño de realidad. Esto qué significa: que si ellos quieren tener una oferta política tendrán que ver sobre qué realidad realizan la oferta política. No puede ser sobre qué país imaginan desde su estrategia anterior sino del país con el que se encuentran.

Retornando al inicio de la conversación, ¿siente que el Gobierno está cumpliendo con lo acordado con las Farc?
Sí, claro, claro. Lo que pasa es que a veces los propios exponentes de la Farc en la discusión dicen, y por qué no se aprobó esto en el Parlamento, si el Parlamento tiene que cumplir una parte de los acuerdos. El Parlamento no es el poder ejecutivo y, por tanto, si ellos creen que la redacción exacta de un proyecto de ley es A o B o C, pues tiene, como en toda realidad democrática, la libertad para hacerlo.

¿Qué tan avanzada ve la implementación?
Aquí hay un proyecto de futuro de país muy interesante porque es democráticamente incluyente, socialmente incluyente y, por primera vez, tiene su foco no solo en el desarrollo del país sino en la reparación de las víctimas; por lo tanto, este acuerdo no se cumple a un año. Eso es lo que digo en la evaluación, que un año y medio después de haber empezado, pues no se puede distorsionar la evaluación. Si se evalúa con otros acuerdos que he vivido habría que decir que el 99 por ciento está cumplido, ¿por qué? Porque ha habido desarme y entrega de armas.

Mire, aquí toda la comunidad internacional está atenta en el mejor sentido de la palabra, de prestar atención, no de pasar páginas. La comunidad internacional, que sigue este conflicto desde hace décadas, tiene un aprecio, en el sentido etimológico de la palabra, mucho mayor que el que noto dentro de Colombia.

¿El próximo presidente debe seguir con el proceso de implementación?
Estoy seguro, que sea el que sea, tendrá su visión, sus matices, pero el bien a proteger es tan grande para el destino y el futuro de Colombia que estoy seguro de que el presidente, con todo el respeto, lo asumirá como propio y apostará por la paz y la reconciliación.

¿Cómo ve lo que está pasando en Venezuela?

El presidente Maduro tiene el mérito de haber destruido la institucionalidad de Venezuela y el aparato productivo de su propio país, el de mayor recursos de América Latina; de haber llevado a la pobreza y a la miseria a por lo menos un 75 por ciento de la población.

A partir del 21 de mayo, Maduro no tendrá ni un gramo de legitimidad porque ya la habrá perdido toda. No conozco en toda la historia de los últimos 80 años a ningún gobierno que haya sido capaz de resistir más de dos años una galopada inflacionista y destructiva como la que tiene Venezuela. Así que él tiene el tiempo contado.

POLÍTICA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA