Proceso de Paz

‘Un cese unilateral sería un gran gesto del Eln’: Ernesto Samper

El expresidente ve necesario reactivar el diálogo en Quito para parar hechos violentos.

Ernesto Samper

Para el expresidente Samper, los ataques recientes del Eln no van a legitimar su posición política.

Foto:

Diego Santacruz / EL TIEMPO

02 de febrero 2018 , 08:55 p.m.

Pese a los ataques del Eln de las últimas semanas, el expresidente Ernesto Samper hace un llamado al Gobierno y a la guerrilla a volver a la mesa de negociación de Quito, precisamente –afirma– para que esas acciones no se repitan más. 

En diálogo con EL TIEMPO, Samper, que ha sido facilitador de esos diálogos, ve necesario gestos de paz de la guerrilla para reactivar el diálogo, pero al mismo tiempo el compromiso del Estado de proteger a líderes sociales que están siendo asesinados. “Es indispensable pactar un cese del fuego en elecciones”, agrega.

¿Por qué cree que se llegó a este punto de crisis de los diálogos?

Para mucha gente, con los episodios lamentables que ocurrieron en Barranquilla, se revivió la película de la guerra. Desde hace cuatro años el país se ha venido pacificando y con esto nos hemos dado cuenta de que la paz no está completa.

Creo que con el Eln lamentablemente no se lograron crear, en el último año, los niveles de confianza entre las partes que sí se establecieron desde el principio con las Farc. Ninguno reconoció al otro y creo que eso es parte de la crisis.

¿Esos ataques le dan la razón a la derecha, que pide romper la negociación?

Eso es lo fácil y lo que venimos haciendo hace 50 años. Cada vez que hay un episodio de guerra se pide romper cualquier negociación, para volverla a retomar cuando se ve que la guerra continúa. Aunque parezca paradójico, hoy más que antes se necesita mantener la mesa abierta con el Eln para que más hechos violentos no vuelvan a suceder.

Pero cómo defender el proceso de paz con esos ataques del Eln...

Así haya una ruptura, no se van a acabar los hechos de guerra. Está la posibilidad de acabar con lo que resta del conflicto y lo que hay que hacer es una reestructuración de las negociaciones.

¿Santos hizo bien en suspender el inicio de la quinta ronda?

Por supuesto, había que mandar un mensaje de inconformidad. Esto no es en ningún caso la manera de legitimar una posición política, no lo ha sido durante los últimos cincuenta años –lo demostraron las Farc– y no lo será hacia adelante.

Tampoco es aceptable que distintas fuerzas regionales –del narcotráfico o nuevos paramilitares– estén asesinando a los líderes sociales. Eso es un pésimo mensaje, tan demoledor como los hechos de violencia del Eln.

¿En qué deben ceder las partes para reactivar el diálogo?

Es indispensable que haya otro cese del fuego bilateral, que sea creíble y humanitario. Creíble porque es claro que las dos partes tenían la sensación de que el otro estaba incumpliendo. Al Eln le interesa también acuerdos humanitarios sobre protección de líderes.

Y debe ser un cese permanente en esta época de elecciones y de mayor elaboración técnica, porque el anterior se pactó demasiado rápido para que coincidiera con la visita del Papa.

No veo ninguna posibilidad de negociar en las actuales circunstancias, si no hay un cese del fuego.

¿Pero ve viable que el Eln haga un alto el fuego unilateral?

Sin duda, sería un gesto de buena voluntad que seguramente ayudaría mucho a dinamizar las relaciones.

¿Cómo se explica que al mismo tiempo que el Eln pide reanudar los diálogos mate ahora a militantes de la Farc?

Precisamente la posibilidad de tener la mesa abierta, en la cual hay tranquilidad para analizar todos esos hechos, tiene ese propósito, de sacar a las partes del territorio de la guerra. Esto es muy doloroso e indica que hay que parar la guerra.

¿Si el Eln quiere negociar, por qué no reduce la violencia?

“Al contrario de las Farc, que tenía unos mecanismos internos para tomar sus decisiones y una forma de hacerlas cumplir, hay que entender que el Eln tiene unas estructuras distintas, en la que hay distintas opiniones, distintos frentes y tendencias que han logrado articularse en la propuesta de negociación de Quito, pero allí las decisiones no son tan fáciles. Es muy dialéctico el proceso de toma de decisiones y creo que eso pudo afectar la concepción del cese bilateral mismo.
También creo que estos hechos violentos nos deben llevar a reflexionar sobre que la única manera de terminar el conflicto armado es la vía de la negociación. Las Farc demostraron que hay un camino distinto”.

JUAN CAMILO PEDRAZA 
REDACCIÓN PAZ
En Twitter: @JCamiloPedrazaM

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA