Proceso de Paz

El deporte, un camino para salir de las zonas de reclutamiento forzado

La iniciativa Diplomacia Deportiva y Cultural ayuda a los jóvenes en ese propósito.

El deporte, un camino para salir de las zonas de reclutamiento forzado

Diplomacia Deportiva y Cultural venció en los premios a Tavak Partners, que logró que el equipo de lucha libre de EE. UU. viajara a Irán durante la prohibición de 2017 y a Björn Borg Brand.

Foto:

Cortesía Cancillería

07 de diciembre 2017 , 10:14 p.m.

Carlos y el fútbol, dos aliados inseparables

¿Que si el deporte es un agente de cambio en la vida de las personas? Carlos Javier Martín Fontecha, de 19 años, no tiene dudas al respecto: sí, lo es, y él es prueba de ello.

A los 2 años perdió a su padre, asesinado por los paramilitares, y a los 11 se quedó sin su madre, quien murió a manos de las Farc. En ese momento, huérfano y al cuidado de una tía materna, encontró al gran aliado de su vida: el fútbol.

“Todo me cambió antes de cumplir 12, pero se me apareció el fútbol y practicarlo me ayudó a dejar los malos recuerdos”, aseguró.

En su natal San José del Guaviare, Carlos utilizaba hasta toronjas como balón. Se entrenó fuerte, se fortaleció como marcador central, y su dedicación dio frutos.
En el 2013, con 15 años, se ganó un puesto en la iniciativa Diplomacia Deportiva y Cultural.

“Llegaron hasta San José y escogieron a jóvenes para que participaran en un intercambio a Emiratos Árabes Unidos y Catar. Reuní los requisitos y tuve esa gran experiencia”, contó Carlos, quien recordó que para entrar al programa es importante tener buen rendimiento académico.

En Medio Oriente, además de tener prácticas futbolísticas y conocer al argentino Diego Armando Maradona, se fascinó con esa cultura, así como con las innovaciones arquitectónicas y los escenarios deportivos que vio.

Se me apareció el fútbol y practicarlo me ayudó a dejar los malos recuerdos

Su intercambio lo inspiró a pensar en grande y en el futuro de su región. Actualmente sigue vinculado a la Diplomacia Deportiva y el próximo año entrará a tercer semestre de ingeniería civil, en la Universidad de Ibagué.

También continúa dedicado al fútbol y es el presidente del club en el que juega: Bogotano FC. Su objetivo es ser un referente para otros jóvenes, para que se motiven y salgan adelante.

“Yo siempre estaré de la mano del fútbol: me ha abierto muchísimas puertas”, destacó.

Uno de los sueños de Carlos es trabajar en diplomacia. Tiene claro que debe prepararse bastante y manejar otro idioma, y está en ese proceso.

“Sé que puedo cumplir el papel de un funcionario que lidere programas para que otros tengan las oportunidades que yo he tenido”, dijo.

Siendo una víctima directa de la guerra y la violencia que ha vivido el país, su posición frente al posconflicto y a los acuerdos de paz es de total apoyo.

No ocultó que sintió rabia y odio por los homicidios de sus padres, pero reconoció que aprendió a perdonar.

Lo han invitado a integraciones y a partidos de fútbol con exguerrilleros. Y él cree que están haciendo un esfuerzo por cambiar.

“Entendí que no debo discriminarlos. Hay que perdonarlos porque ellos van a ser mejores personas. Y mi deseo es que este proceso de paz sea muy positivo para Colombia”, concluyó.

Mi deseo es que este proceso de paz sea muy positivo para Colombia

Diego, el atleta que quiere ser sicólogo

Con sus 17 años, Diego García aún conserva la mentalidad de un niño de 12 debido a una discapacidad de aprendizaje leve. Nació en el municipio de Apartadó, Antioquia, y su hermano fue quien lo motivó a hacer deporte.

Por su condición cognitiva, practica atletismo adaptado, en el que las pruebas de salto y fondo son su fuerte.

Su viaje de intercambio lo hizo a Jamaica en junio pasado. Con gracia, recuerda que todo lo que comió tenía picante, “hasta el juego”, y dice que la experiencia fue muy buena.

Quedó impresionado por el orden y la disciplina que manejan los atletas de ese país. Aprendió que hay que darlo todo hasta en un entrenamiento, “porque el que no la suda que ni piense que va a lograr algo”.

Ha sido campeón de salto largo y de 100, 200 y 800 metros, todo a nivel departamental y sueña seguir ligado al atletismo y ser profesional en sicología, pues le gusta escuchar a las personas.

“Los jóvenes que están metidos en violencia y en drogas me buscan y yo les hablo para que busquen otra vida”, comenta, para finalizar diciendo: “Mi familia espera mucho de mí. Me dicen que sea humilde, que no me agrande, que con esfuerzo llegan cosas buenas”.

Me dicen que sea humilde, que no me agrande, que con esfuerzo llegan cosas buenas

Linda, la joven wayú que encontró una familia en el ‘rugby’

“En el rugby todos somos una familia. Hay gente en la que uno puede confiar, con la que se siente cómodo”. Así describió Linda Rosa Jiménez Payares lo que esa disciplina deportiva significa para su vida.

Tiene 18 años y hace 4 esta joven wayú empezó a practicar rugby. El interés le nació cuando, en Riohacha (La Guajira), empezaron a hacer exhibiciones en los colegios. Fue amor a primera vista.

Al principio, su mamá, sus tres hermanos, su padrastro y su abuelo dijeron que ese deporte era “para machos”.

Todo cambio al ver la entrega de Linda. Ahora se sienten felices y la apoyan en todo. La comunidad wayú también la ha respaldado. La motivan para que siga adelante.
En su tierra natal, relató, hay muchos inconvenientes para los jóvenes: violencia, racismo, drogas.
Ella ha sido un faro para muchos: se ha convertido en un ejemplo y son varias las personas que quieren seguir sus pasos.

“Nos hemos dado cuenta de que para salir de los problemas hay que enfrentarlos, no esconderse”, se sinceró.

Con el paso del tiempo, el idilio entre Linda y el rugby no cayó en la monotonía; fue creciendo, fortaleciéndose.

Gracias a ese deporte vivió, y sigue viviendo, experiencias enriquecedoras.

Una de las personas que más la ha marcado es Simón Enrique González López, director de la Liga de Rugby de La Guajira y a quien considera un padre. Con su apoyo, dijo, ha podido ver la vida con otra perspectiva y se le han abierto varias puertas.

La Diplomacia Deportiva y Cultural fue una de esas puertas que se le apareció de repente. Lo que halló tras ella fue Japón, donde estuvo de intercambio en febrero de este año.

“Me sorprendió que los japoneses son muy amables, mantienen todo limpio y apoyan mucho el deporte”, destacó.

Tuvo la oportunidad de jugar contra la selección de rugby japonesa y las sensaciones que le quedaron fueron positivas.

“Nos dimos cuenta de que tenemos cosas por mejorar, pero, también, de que somos buenos. Con disciplina y empeño podemos conseguir todo lo que nos propongamos”, valoró.

Con disciplina y empeño podemos conseguir todo lo que nos propongamos

En el viaje fue a un centro para discapacitados y, usando una venda en sus ojos, experimentó qué es jugar tenis de mesa para las personas invidentes. “En Japón los tienen en cuenta a todos. No discriminan”.

Linda ya ganó una medalla de oro en el Torneo Interligas de Mayores de Rugby 15, en Medellín, y quedó en cuarto lugar en un interligas juvenil celebrado en Pereira. En ambos participó con la selección de La Guajira.

Además, con su equipo, Halcones, de Riohacha, disputó la final de la Copa Cactus, un campeonato distrital organizado por la Liga de Rugby de La Guajira.

La joven wayú se graduará de bachiller este 2017. Su deseo es estudiar sicología, pero sin dejar de lado el rugby.

Sigue entrenándose, todos los martes y jueves en las mañanas y en las noches, para tener un nivel muy bueno.

“No tenemos escenario, pero para entrenarnos está la playa, y ahí somos felices”, afirmó.

Así es la iniciativa

La Cancillería colombiana, con su programa de Diplomacia Deportiva y Cultural, ganó la Acción Diplomática del año, en los premios Peace and Sport, que fueron creados para reconocer el esfuerzo de organizaciones e individuos que han contribuido de manera sobresaliente a la paz, el diálogo y la estabilidad social, a través del deporte.

La iniciativa de la Cancillería busca prevenir el reclutamiento forzado de menores a través de la promoción del deporte y la cultura como herramientas de construcción social.

Hasta la fecha se han realizado 118 intercambios a 44 países, en 34 disciplinas deportivas y culturales que han beneficiado directamente a 1.520 niños, niñas y jóvenes del país.

Los premios fueron entregados en el Principado de Mónaco, en la décima edición del Foro Internacional de Peace and Sport.

El evento es el más grande que se realiza sobre construcción de paz por medio del deporte, con una convocatoria anual de más de 600 líderes, entre jefes de Estado, ganadores de premios Nobel de la Paz, miembros de organismos internacionales y ONG, así como atletas.

Camilo Hernández M.
Twitter: @CamHerM
Redactor el tiempo

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA