Proceso de Paz

Las entrañas de la paz

El camino de la paz tiene más espinas que rosas, pero la voluntad de cambio es inquebrantable.

Las entrañas de la paz

Los guerrilleros retirados quieren cambiar los fusiles por herramientas de trabajo.

Foto:

Wilson Lozano L.

31 de mayo 2017 , 03:22 p.m.

El 2 de febrero de 2017, bajo un sol calcinante y por carreteras polvorientas y llenas de obstáculos, doscientos guerrilleros del bloque Magdalena Medio de las Farc, en 20 vehículos, ocuparon el territorio de la Zona Veredal Transitoria (ZVT) de Carrizal, en Remedios, Antioquia, a la que en adelante nombraron como ‘Juan Carlos Castañeda’, en memoria de uno de sus comandantes.

La algarabía del arribo, con algunos fusiles terciados, banderas blancas y morrales llenos de ilusiones de una nueva vida, chocó de frente con un escenario donde no había nada construido. Algunos materiales y maquinas retroexcavadoras se divisaban por los costados.

“Lo primero que vamos a hacer es construir la zona”, dijo Alberto Cancharina, comandante del bloque.

Entre las tropas que realizaron la última marcha, llegaron Susana y María, cada una con un bebé entre los brazos, un hecho que dejaba en claro que la guerra para esta guerrilla había terminado. En el fragor del conflicto armado los comandantes no les hubiesen permitido tener hijos.

“Yo quiero que mi hijo sea educador para que dé ejemplo”, aseguró una de ellas.

En esta ZVT, las únicas construcciones que han avanzado, con dormitorios, cocina y sitio de trabajo y utensilios, son las de la Misión de Monitoreo y Observación de las Naciones Unidas.

Cuatro meses después después del día D, como llaman en los acuerdos a la movilización de las Farc hacia las ZVT, los guerrilleros tratan de acomodarse a su nueva vida, en tránsito hacia la reinserción civil.

Las entrañas de la ZVT

La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana) reveló hace pocos días un informe sobre el estado de la ZVT Juan Carlos Castañeda. Esta ONG hace parte del Comité de Acompañamiento de la Sociedad Civil al Mecanismo Tripartito.

En el documento, acompañado con pruebas fotográficas, se precisa que a pesar de ser una de las ZVT más avanzadas, existe una situación de insalubridad que preocupa por los casos de paludismo: más de 20, asegura Andrés Ortiz, de la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos (Credhos).

De los 200 guerrilleros allí asentados, 130 ya han sido afiliados a la Nueva EPS. Algunos de ellos “llevan tres meses esperando una cita para un tratamiento especial”. En el área hay cinco madres gestantes, dos menores de 3 años y dos recién nacidos. Dice Cahucopana que se han presentado dos embarazos de alto riesgo en mujeres mayores de 35 años.

Las entrañas de la pazUna mirada a la cotidianidad de una de las zonas veredales donde están los guerrilleros retirados.
Las entrañas de la paz

Una mirada a la cotidianidad de una de las zonas veredales donde están los guerrilleros retirados.

De igual manera, señala el informe que hay un solo médico general y una jefe de enfermería que atienden en el puesto de salud de la vereda Carrizal y que los servicios de odontología se suspenden cuando no los paga el contratista de la ZVT, en el hospital de Remedios, a tres horas de distancia. Para urgencias acuden entonces a la vieja estrategia del “combatiente odontólogo”.

Solo cuentan con una ambulancia de la Defensa Civil, que ha sido utilizada para sacar a tres guerrilleros enfermos hacia hospitales en Remedios, Yolombó y Medellín.

Pero quizás una de las mayores alarmas que pone en evidencia el texto es la afirmación de que “el agua del campamento tiene mercurio”, debido a la extracción de oro que se presenta en la región. Se explica que el líquido vital se trata, pero sigue con aspecto físico desagradable.

La salud mental es otra preocupación para Cahucopana, que cita entrevistas con combatientes que han tenido dificultades para adaptarse a la nueva vida y sienten temor de los incumplimientos. “Si estando aquí todos nos incumplen, ¿cómo será allá afuera solos?”, se cita en el informe.

Las entrañas de la paz

Las ahora ex combatientes hoy pueden cuidar a sus hijos, lo cual era prohibido en el conflicto.

Foto:

Wilson Lozano L.

La infraestructura

Hasta la fecha de presentación del informe a mediados de mayo, se habían construido 102 viviendas de un total de 197 proyectadas. Cada una mide seis por cinco metros, los pisos son en cemento, tienen un baño y ducha, y en algunas duermen entre dos y tres personas. No tienen ni puertas ni ventanas porque no han sido entregadas para su instalación.

Los materiales usados en la construcción de cada habitación son “láminas ‘superboard’ o de fibrocemento, techos con tejas termoacústicas y bases con vigas de madera unidas por puntillas”. Hay un aula de clase y un comedor comunitario. Pese a las altas temperaturas, entre 30 y 35 grados promedio, los ventiladores tampoco han llegado.

La mano de obra ha sido puesta por las Farc. A algunos les paga la firma contratista Fondopaz y otros lo hacen obedeciendo órdenes. Los elementos de aseo general se los suministran cada 45 días, y hasta ahora no han recibido dotación de ropa, según reza en los acuerdos.

La seguridad

La presencia de grupos paramilitares en los alrededores de la ZVT Juan Carlos Castañeda es preocupante. Cahucopana asegura que se han visto en sitios conocidos como Mina Nueva y Rancho Quemado, en vías que comunican con los municipios de Remedios y el Bagre. El homicidio en Tarazá, Antioquia, de los familiares de un guerrillero de la ZVT puso nervioso al bloque Magdalena medio, señalan al final del documento que fue entregado a las partes del proceso de paz.

No obstante, a pesar de las dificultades, los combatientes siguen firmes en su voluntad de trabajar en la construcción de un mejor país sin exclusiones y con oportunidades para todos en el campo y las ciudades, según lo expresó en un video Jairo Quintero, conocido como ‘Jairo Mechas’, quien por muchos años fue comandante del bloque y ahora uno de los voceros nacionales para temas de reinserción.

WILSON LOZANO L.
Caracol Televisión regional y víctima del conflicto.
Barrancabermeja.

*Este artículo se publica gracias a la beca '200 años en paz, storytelling para el posconflicto', apoyada por la Escuela de Periodismo de EL TIEMPO, la Embajada de Suecia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Universidad de La Sabana.​

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA