Proceso de Paz

Universitarios pusieron a bailar a guerrilleros de la Teófilo Forero

Profesores, músicos, cantantes y bailadores llevan la oferta cultural a Miravalle, Caquetá. 

Universitarios pusieron a bailar a la Teófilo Forero

La Universidad de la Amazonia visitó la columna Teófilo Forero de las Farc en Miravalle, San Vicente del Caguán.

Foto:

Juan Camilo Pedraza / EL TIEMPO

22 de mayo 2017 , 08:09 p.m.

Mientras los estudiantes guiaban a los guerrilleros en los pasos básicos de salsa en medio del calor húmedo del valle El Pato, en Caquetá, la reticencia de los combatientes, en camino a decirles adiós a las armas, se fue diluyendo con la misma velocidad que lo hizo la descoordinación de sus piernas y brazos.

Era la primera vez que recibían una visita así. La mayoría de los guerrilleros de la columna móvil Teófilo Forero de las Farc, aún con sus rostros adustos por la dureza de la guerra, miraron con desconfianza la presencia de esos visitantes inusuales en su sitio de desarme. Solo con el pasar de los minutos se distendieron.

Lo que no sabían los guerrilleros de esa estructura responsable de los hechos más violentos que cometieron las Farc en 52 años de confrontaciones con el Estado –como el ataque, en el 2003, al club El Nogal de Bogotá que dejó 36 muertos y 169 heridos– era que iban a terminar en una clase de ‘rumba terapia’.

Estudiantes del grupo de danza de la Universidad de la Amazonia, a mediados de mayo, pusieron a bailar a un centenar de hombres y mujeres de la Teófilo, para muchos de los más temidos de las Farc, en una visita que hizo a Miravalle, vereda a tres horas y media de San Vicente del Caguán.

En ese lugar, cuya adecuación se encuentra apenas en un 30 por ciento según el sexto informe del mecanismo de verificación del cese del fuego –coordinado por la ONU–, ‘Rodolfo Rodríguez’, el segundo al mando después del ‘Paisa’, ve “irreversible la dejación de sus armas”. No obstante, allí también, la columna está ahora en “asamblea permanente”, luego de que se enteraron del fallo de la Corte Constitucional que modificó la vía rápida para la implementación del acuerdo de paz en el Congreso.

Desde 1992, año de la creación de ese grupo con el objetivo de realizar operaciones militares especiales, hasta ese día, incluyendo los cinco años de negociaciones de paz con el Gobierno, no habían tenido un espacio similar de interacción con la comunidad. La Teófilo no había dejado entrar a su sitio de desarme ni siquiera los celulares de los familiares que iban a visitar a los guerrilleros.

La idea de la Oficina de Paz de la Universidad de la Amazonia, que coordinó el viaje de la delegación de 36 personas entre profesores, músicos, cantantes y bailadores, era llevar su oferta académica y cultural a los 180 miembros, en total, ubicados en Miravalle.

La primera guerrillera en animarse a subir al escenario de baile, terminado de construir la noche anterior, fue ‘Diana Grajales’. A sus 31 años, quiere estudiar publicidad o inglés y dice estar consciente de que “para los guerrilleros vienen mucho estudio y trabajo” cuando dejen las armas. Otras guerrilleras, impresionadas por el maquillaje de las bailarinas, les pidieron a las universitarias que les enseñaran a acicalarse así.

Los muchachos están muy felices compartiendo sus fotos por redes sociales y en Florencia no hablan sino de eso. Están contentos de desmitificar al guerrillero

El coordinador de la Oficina de Paz, Jorge Pulecio, explica que los profesores de esa universidad capacitarán a los guerrilleros en distintas áreas, desde informática hasta inglés. Junto con la Universidad Nacional y Pedagógica, ya hicieron el censo socioeconómico de la Teófilo, con el fin de enfocar su nueva vida en la civilidad.

El profesor Pulecio asimismo cuenta que “no fue fácil convencer a los padres de los muchachos para que los dejaran ir”. En la región, esa columna también es recordada, entre otros, por ser responsable del asesinato del gobernador de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, en el 2009.

“Era algo impensable, logramos tender puentes entre el Estado, la guerrilla y la sociedad civil. Los muchachos están muy felices compartiendo sus fotos por redes sociales y en Florencia no hablan sino de eso. Están contentos de desmitificar al guerrillero”, dice Pulecio, quien está empeñado en ayudar a consolidar los acuerdos de La Habana en Caquetá.

Además de la muestra cultural, en esa visita de cinco horas hubo espacio para que los estudiantes jugaran ajedrez con los guerrilleros, quienes tenían vedado este tipo de recreación, e incluso para que ellos respondieran unas duras cartas que estudiantes les habían escrito. En estas, les recriminaron su accionar violento, pero también les dijeron que los perdonaban.

El jefe político de la Teófilo, ‘Kevin Salvatierra’, en muestra de su agradecimiento por la visita, se ocupó él mismo de servir el almuerzo a la delegación universitaria. “Nos hacen un aporte muy importante con su visita, al hacernos sentir que la salida del conflicto es el diálogo. Aquí todos hemos sido víctimas, nosotros no somos los sanguinarios de las Farc, como han dicho”, dice.


JUAN CAMILO PEDRAZA
San Vicente del Caguán
REDACCIÓN PAZ

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA