Proceso de Paz

Señor guerrillero, le ha llegado una carta

Mensajes de paz para quienes quieren decirle adiós al conflicto.

Cartas a guerrilleros

Se escribieron 40 cartas, todas para los guerrilleros de la zona veredal Los Monos, en zona rural de Caldono, Cauca.

Foto:

Camilo Osorio Sánchez

26 de mayo 2017 , 02:24 p.m.

Cali, abril de 2017

“Para quien esté leyendo, tenga en cuenta que estas letras fueron pensadas para usted. Es la vida quien decidió entregarle este mensaje”.

Es una carta corta escrita a mano con un lapicero de tinta negra sobre una hoja blanca. No tiene destinatario, pero fue escrita en Cali y pensada para ser entregada a más de 94 kilómetros de distancia en Caldono, Cauca, donde varios guerrilleros de las Farc aguardan para comenzar una vida sin armas.

Lo que sigue después del encabezado son más preocupaciones que alientos. Las calificaciones, el empleo y otras preocupaciones del día a día que no tienen comparación con el sonido de una metralla, el temor por una emboscada o el estallido de una mina antipersonal.

“He tenido una vida regular. Mi familia, mi entorno, las situaciones políticas, todo me dolía (…), pero a medida de vivir todo ese dolor, encontraba las formas de sobrellevarlo y de ir eliminando todas esas dolencias”, dice aquella carta, una de las tantas que depositaron en una vasija de barro los estudiantes del Instituto Popular de Cultura de Cali (IPC), durante un evento amenizado con danzas para celebrar la reconciliación.

El autor de esa carta no tuvo interés en firmarla, pero el dolor por la realidad social de su entorno quedó plasmado en letras y seguramente en la danza, la escultura, la música y el teatro, disciplinas que se estudian en las instalaciones del IPC. Ese era su mensaje de paz para una persona que quiere decirle adiós al conflicto.

Las otras cartas tenían dibujos. El abrazo de dos hombres en diferentes tonos de amarillo. Dos niños tomados de las manos que caminan por la ciudad. Muchos mapas del territorio nacional pintados de verde con banderas blancas, palomas, frases de Mandela o el dibujo de un niño en bicicleta que le da la espalda al pasado para pedalear hacia una nueva oportunidad, mientras mariposas salen del maletín que cuelga en su espalda.

Aquella vez se escribieron 40 cartas, todas para los guerrilleros de la zona veredal Los Monos, en zona rural de Caldono, Cauca.

Pero todo empezó con 10 cartas. Eran mensajes de bienvenida a la vida civil y peticiones para que los guerrilleros no volvieran a cometer los mismos delitos. Las escribieron amigos y familiares de Cristian Palacios, un joven estudiante de Ciencias Políticas en Buga y quien ha liderado desde el Valle del Cauca el proyecto ‘Cartas por la Reconciliación’, una idea que surgió durante la Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz que se realizó en febrero pasado en Bogotá.

Él, un joven delgado de gafas grandes, recuerda que una de las frases que más le quedó sonando en su mente después de las conferencias era que había que pasar del pensamiento a la acción, como una fórmula para trabajar por la paz. “Así que en compañía de otros amigos decidimos ejecutar la idea de las cartas, con el objetivo de reconciliar a las personas de las ciudades con los desmovilizados que están en las zonas rurales del país”.

Un mes después de poner la idea en marcha, lograron tener 600 cartas de niños, jóvenes y adultos de todo tipo y de diferentes ciudades del país. Pero no eran suficientes. En marzo pasado se reunieron en el Bulevar del Río, en el centro de Cali, uno de los lugares más acogedores de la capital del Valle, que tiene en el fondo a la capilla La Ermita, una iglesia neogótica que transforma en postal cualquier foto que se capture en ese lugar. Allí empezaron a contarles a los transeúntes sobre la iniciativa y en dos horas recolectaron 120 cartas esperanzadoras por el fin del conflicto.

“Sí, hay personas que nos cuestionan y nos dicen que no creen en las Farc, que nos critican mucho. Yo los escucho, los dejo que hablen y luego los invito a leer una de las cartas de respuesta que los guerrilleros nos han enviado. Creo que eso habla por sí solo”, dice Cristian, quien acompañó a una comitiva de personas que visitó la zona veredal de Caldono para entregar las cartas recolectadas y recibir las respuestas que mandaron los guerrilleros de vuelta.

“Hoy queremos compartir con todos ustedes uno y mil abrazos, sonrisas y emociones, por ayudarnos a construir una nueva Colombia. Pero hoy solo queremos que estos pensamientos y aspiraciones sean transmitidos mucho más allá de nuestro alcance y que Colombia entera crea en nuestros ideales políticos organizativos para la prosperidad de nuestro país”. Firma: ‘Felipe Gomes’.

Nunca había recibido una carta. Eso fue lo que varios de los guerrilleros le dijeron a Cristian cuando tenían los manuscritos en sus manos. Contó que se emocionaron y preguntaban sobre la impresión que se tenía del proceso de paz en las ciudades, donde también están las huellas y consecuencias que han dejado más de 50 años de conflicto armado. La impresión ciudadana estaba en las diferentes caligrafías que adornaban las hojas de papel de diferentes tamaños que les dejó de regalo.

Las cartas también se escriben en teclados. Y justo es un correo electrónico el mensaje que más ha tocado las vértebras de Cristian durante los meses que lleva jalonando la campaña. Recuerda que quiso leerla cuando vio en el buzón de su correo que el asunto decía ‘Amor a primera reconciliación’. El remitente tiene 24 años y vive en los Llanos Orientales, dice que es una víctima del conflicto armado que quería expresar su perdón por lo que le causaron las Farc y solo quería recordarle a los guerrilleros, mediante su mensaje, que habían tomado el camino indicado.

Los mensajes electrónicos han motivado a que personas en Barranquilla, Medellín, Bogotá, Popayán y ciudades pequeñas como Buga, Ginebra, San Agustín y Piendamó hayan enviado su mensaje a una iniciativa que ya cuenta con más de 2.000 cartas, entre estas una firmada por el expresidente uruguayo Pepe Mujica.

“El único objetivo que tenemos es apoyar al proceso, pero no con un grano de arena, sino con una volquetada”, cuenta con optimismo.

Telares de color esperanza

Las ‘volquetadas de arena’ en Cali también se pintan y tejen. Paola Andrea Villanueva es una líder de la comuna 16 del distrito de Aguablanca, una de las zonas más grandes de la ciudad golpeada por las desigualdades sociales y económicas. Ella es madre soltera de cuatro hijos y poco a poco se ha convertido en una “psicóloga empírica” de su comuna, pues ayuda a mediar los problemas ciudadanos del día a día.

Paola no es una víctima directa del conflicto armado, pues dice que no ha escuchado bombas y atentados. Pero sí es una víctima de la pobreza, de las fronteras invisibles que tienen las pandillas en su barrio, de la violencia urbana y de las amenazas contra los líderes innatos que se rehúsan a vivir en un país con tantos problemas. Por eso se dedicó a “tejer la paz” en un proyecto de la Secretaría de Paz y Seguridad Ciudadana, que impulsa la Alcaldía de Cali en las comunas más afectadas por la violencia.

Junto a otras mujeres caleñas, Paola participa de reuniones sobre convivencia, solidaridad y construcción de paz en los territorios. “Hacemos unos telares hermosos donde las personas del barrio han pintado mensajes para las Farc. Son mensajes bonitos en los que mandamos amor”, dice, mientras teje los fragmentos de tela que resultaron de uno de los talleres en la comuna 21, en el distrito de Aguablanca.

Cartas

Decenas de personas se han unido a la iniciativa de escribir mensajes de reconciliación a quienes dejan las armas.

Foto:

Andrés Camilo Osorio

Cartas

Decenas de personas se han unido a la iniciativa de escribir mensajes de reconciliación a quienes dejan las armas.

Foto:

Andrés Camilo Osorio

Cartas

Decenas de personas se han unido a la iniciativa de escribir mensajes de reconciliación a quienes dejan las armas.

Foto:

Andrés Camilo Osorio

Cartas

Decenas de personas se han unido a la iniciativa de escribir mensajes de reconciliación a quienes dejan las armas.

Foto:

Andrés Camilo Osorio


Ella pintó un mensaje que dice “construyendo la paz para un cambio”. Otros pintan flores, soles, paisajes, mientras que “los niños más chiquitos dejan pintada toda la palma de la mano”. Los pedazos de tela son tejidos por las líderes en espacios públicos de la ciudad a los ojos los peatones, buscando cautivar a uno que otro interesado que siempre se detiene a preguntar por lo que están haciendo. Con aguja e hilo en la mano estas mujeres han tejido varios metros de tela con mensajes de reconciliación, una especie de sábanas que también han sido llevadas a los guerrilleros de las Farc, para arroparlos con todas esas emociones.

“Yo sé que son mensajes que les llegan al corazón. Nosotros nos hemos dedicado a juzgarlos, pero nunca nos preguntamos por qué muchos de esos guerrilleros terminaron en eso, qué les pasó. Ellos a lo mejor son víctimas de la falta de oportunidades y con esto quiero contribuir a que los campesinos vivan tranquilos, que se acabe tanta violencia”.


Porque Paola, como muchos otros colombianos que no tienen reparos en escribir cartas o pintar telares, están seguros de que en este país es posible un cambio. “Las personas sí pueden cambiar, lo digo yo porque cambié mi vida. Soy huérfana, me han ocurrido unas cosas horribles y como vengo de allá, ahora quiero cambiarles la vida a otros que también son vulnerables, construyendo paz en mi territorio. No somos perfectos”, dice mientras sonríe.

CAMILO OSORIO
Subeditor de contenidos web de 'El País', de Cali.

*Este artículo se publica gracias a la beca '200 años en paz, storytelling para el posconflicto', apoyada por la Escuela de Periodismo de EL TIEMPO, la Embajada de Suecia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Universidad de La Sabana.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA