Proceso de Paz

¿Se escapa la paz con el Eln?

Todo indica que ‘Gabino’ no puede comprometerse con una pronta paz: varios hechos lo demuestran.

Encuentro entre jefes de las Farc y el Eln

Imagen del encuentro entre los jefes de las Farc y el Eln en La Habana (Cuba).

Foto:

Stringer / Reuters

14 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

El único mensaje claro del encuentro entre los jefes de las Farc y del Eln en La Habana (Cuba), facilitado por el Gobierno con la intención de impulsar la mesa de negociaciones en Quito (Ecuador), es que esta última guerrilla no está lista para alcanzar un acuerdo de paz con el presidente Juan Manuel Santos.

De manera explícita, el máximo jefe del Eln, ‘Gabino’, dijo en la capital cubana que “no está” entre los “cálculos” de esa guerrilla concluir la negociación de paz “antes de las elecciones del 2018”.

Más allá de que los jefes históricos del Eln crean que pueden mantener vivo un proceso de paz con el siguiente gobierno, desde el comienzo de los diálogos con esta guerrilla ha sido evidente que Gabino, ‘Pablo Beltrán’ y ‘Antonio García’, quienes estuvieron en La Habana esta semana con las Farc, no pueden comprometerse con nada porque no tienen el control de las estructuras del grupo armado.

Una cosa han sido los compromisos de esta guerrilla en la mesa de diálogos en Quito y otra, lo que ha ocurrido en terreno, donde los frentes del Eln van por otro lado.

Las últimas pruebas de esto son los secuestros de un ciudadano venezolano en Arauca –el 29 de marzo– y de ocho personas esta semana en el Chocó, quienes luego fueron liberadas por presión del Ejército.

Los dos hechos ocurrieron cuando ya los delegados del Eln en la mesa de negociaciones habían reconocido el Derecho Internacional Humanitario, que les prohíbe secuestrar, como el punto de partida para construir con el Gobierno acuerdos que disminuyan el impacto del conflicto armado sobre los civiles.

Y en Arauca y Chocó, donde tuvieron lugar los secuestros, están los dos jefes del Eln más difíciles de controlar: ‘Pablito’, del frente de guerra oriental, y ‘Fabián’, del frente de guerra occidental. Los dos han sido reconocidos como críticos de los diálogos de paz.

Seguridad de las Farc

La falta de control de los jefes del Eln que estuvieron en La Habana sobre algunas estructuras de esta guerrilla es tan notoria que hasta el asesinato de un integrante de las Farc en proceso de desarme el 25 de abril en Toribío (Cauca), José Huber Yatacué, es atribuido al Eln.

Un reciente informe de la Comisión de Derechos Humanos de Marcha Patriótica incluye al Eln, al lado de paramilitares, como uno de los autores de los crímenes contra guerrilleros de las Farc en proceso de desarme. Y un comunicado de los jefes de las Farc en el Cauca mencionó como el autor del asesinato de Yatacué a John Ramírez, alias el Zarco, quien, señalaron, pertenece a estos grupos que se hacen pasar por el Epl y Eln” en los municipios de Toribío, Caloto y Corinto.

Es decir, los máximos jefes del Eln quienes tienen un diálogo amistoso con el secretariado de las Farc, ni siquiera pueden garantizar que sus tropas respeten la vida de guerrilleros en proceso de desarme y de líderes sociales involucrados en la implementación de los acuerdos de paz en las regiones.

En septiembre del año pasado, Carlos Lozano, director del semanario Voz, del Partido Comunista, alertaba en una carta pública a ‘Gabino’ sobre los asesinatos de dirigentes sociales en Arauca cometidos por el Eln. “Son crímenes cobardes contra gente inerme y desarmada”, decía Lozano.

Más que esperar al próximo gobierno para hacer la paz, el Eln tiene el desafío interno de cohesionar a sus estructuras en torno a una negociación para terminar definitivamente el conflicto. O, de lo contrario, asumir que los diálogos serán solo con una parte del grupo armado, y hacerlo explícito ante el país.

A puerta cerrada

Aunque en público las Farc y el Eln no hablan de las dificultades entre sus bases en las regiones, el tema, con seguridad, hizo parte de sus conversaciones a puerta cerrada en La Habana. De hecho, el de esta semana no es el primer encuentro entre jefes de las dos guerrillas. Se habían visto en Quito en la primera semana de abril.

Habrá que estar atentos para ver si esas conversaciones tienen algún efecto en los territorios, pues el Eln ha sido señalado también de ocupar antiguas zonas de las Farc y de provocar desplazamientos forzados en su pelea con las bandas criminales por la minería ilegal y el control de los cultivos de hoja de coca.

Algo positivo de la reunión en La Habana es que, según una fuente consultada por EL TIEMPO, los jefes del Eln mostraron mucho interés en saber “cómo fue el proceso de negociación de las distintas propuestas que presentó el Gobierno en cada momento y de las propuestas alternativas de las Farc”.

De otro lado, el Eln hizo preguntas relacionadas con la mecánica de la comisión que trabajó el acuerdo de justicia logrado con las Farc, la cual funcionó paralela a la mesa de negociación. Esto indica que, al menos, los jefes históricos del Eln tienen la intención de aprender de la experiencia de las Farc para una eventual negociación definitiva con el próximo gobierno.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: @MarisolGmezG

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA