Partidos Políticos

‘Mi única alianza es con la gente’: Piedad Córdoba

Dice que su favorabilidad está en la calle. Quiere recoger un millón de firmas.

Piedad Córdoba, exsenadora y precandidata

La exsenadora Piedad Córdoba está recolectando firmas para avalar su candidatura.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / Archivo EL TIEMPO

14 de noviembre 2017 , 12:20 a.m.

La exsenadora Piedad Córdoba, quien está recogiendo firmas con su movimiento Poder Ciudadano para avalar su candidatura presidencial, aseguró que solo quienes sepan conectar con las demandas reales de la gente tendrán la oportunidad de llegar a la Casa de Nariño.

Admitió que tiene una desfavorabilidad alta en las encuestas, pero dijo que en la calle tiene un gran reconocimiento y favorabilidad.

Criticó a quienes teniendo partido político han salido a recoger firmas para avalar su candidatura.

¿Cuál es su principal apuesta para competir en las elecciones de 2018?

No hay otra apuesta que la de un país que quiere un cambio. Llevo meses recorriendo el país. He estado en los 32 departamentos. Y en todas partes me encuentro con la misma demanda, con el mismo convencimiento de que las cosas no pueden seguir así y que por fin llegó el momento de cambiarlas. Esa es la apuesta de la gente y yo recojo esa apuesta en mi candidatura.

¿Cómo ve el panorama electoral?

Son las elecciones más abiertas de la historia reciente de Colombia. Cualquier cosa puede ocurrir. Estamos, sin duda, ante un momento de quiebre histórico, un parteaguas en el que el viejo tiempo, la vieja política van a quedar atrás. Solo quienes sepan conectar con las demandas reales de la gente tendrán lugar.

Estamos, sin duda, ante un momento de quiebre histórico, un parteaguas en el que el viejo tiempo, la vieja política, van a quedar atrás

¿Cómo va la recolección de firmas para su candidatura?

Para mí, la recolección de firmas no es un trámite burocrático. Es someterme por completo a la decisión de la gente. Es la gente la que tiene que decidir si quiere que concurra a las elecciones. Por eso me plantee una meta de un millón de firmas, muy por encima de las 380.000 que marca la ley.

Algunos consideran que el proceso de recolección de firmas es empezar a hacer campaña antes ¿Qué opina usted?

Tengo toda la legitimidad para presentarme por firmas porque hace siete años que no pertenezco a ningún partido político. No así algunos otros precandidatos que siguen perteneciendo a partidos, pero ahora tratan de despegarse de ellos en un cínico intento de desligar su imagen personal de esas maquinarias de corrupción. Desde un principio anuncié que iría por firmas. Inmediatamente después el resto de candidatos tomó mi ejemplo. Es una burda maniobra para engañar al electorado.

Algunas encuestas revelan un alto índice de desfavorabilidad. ¿Puede afectar su aspiración?

Como dije antes, hay una Colombia oficial, la de los viejos partidos y las tácticas mediáticas, y una Colombia real, la de la calle, la de la gente con sus problemas reales y sus esperanzas. Esta es la Colombia real que recorro cada día, y le aseguro que allí no hay desfavorabilidad ninguna.

¿El estar fuera de la vida política debido a una inhabilidad qué tanto la afectó?

Nunca estuve fuera de la vida política. Seguí haciendo política a pie de calle, lejos de los despachos donde se negocia todo a espaldas de la gente. Por eso, mi índice de conocimiento es uno de los mayores de entre todos los candidatos. Prácticamente toda Colombia sabe quién soy.

Nunca estuve fuera de la vida política. Seguí haciendo política a pie de calle, lejos de los despachos donde se negocia todo a espaldas de la gente

¿Ha pensado en aliarse con otros partidos?

Lo dije desde que anuncié mi candidatura: mi única alianza es con la gente. Y así me mantengo.

¿Podría haber un acercamiento o coalición con la Farc?

Insisto, mi acercamiento es a la gente, mi coalición es con la gente.

¿Siente que va a competir con las grandes maquinarias electorales?

Ahora mismo, una gran maquinaria electoral es un lastre. La gente ya abrió los ojos. La corrupción, la ineficiencia, el descrédito de las élites, la deslegitimación de los partidos, la desindustrialización del país, el desempleo, la decadencia de la salud y la educación… La situación que estamos viviendo no se encubre con maquinaria. Por eso hay que ir donde está la gente, a escucharla y a conformar con ella el gran proyecto del cambio.

¿La izquierda está fragmentada?

El eje izquierda-derecha ya no sirve para explicar lo que estamos viviendo. Cuando una persona llega a su casa, después de una jornada de 10 o 12 horas por un sueldo de miseria más otras tantas horas en medios de transporte masificados e ineficientes y ve en la televisión las noticias de corrupción y cómo están saqueando el país, poco importa que se sienta de derecha, de izquierda o de nada. La indignación es la misma. La indignación de los de abajo que ven cómo los de arriba se lo están robando todo. Es ese proyecto de los de abajo el que importa.

POLÍTICA@PoliticaET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA