Gobierno

Norma que crea las Zidres está lista para su expedición

El Gobierno presentará el Conpes en los próximos días. Campesinos y empresarios trabajarán juntos.

Desarrollo rural

Lo que se busca es poner a empresarios y campesinos a trabajar de manera colaborativa.

Foto:

Jaime Moreno - Archivo / EL TIEMPO

07 de mayo 2017 , 11:52 p.m.

El Gobierno se apresta a emitir en los próximos días el documento Conpes que permitirá la puesta en marcha de las llamadas Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (Zidres), consideradas por la administración Santos como una de las más valiosas herramientas para aumentar el desarrollo y la productividad del campo en el país.

Básicamente, lo que se busca es poner a los empresarios, con capacidad de inversión, y a los campesinos, que tienen el conocimiento del terreno, a trabajar de manera colaborativa en áreas con vocación agrícola pero alejadas y de difícil acceso, donde los costos de producción son elevados.

Esta normativa es hasta el momento la herramienta más importante que tiene el Gobierno para empezar a sanear la deuda que históricamente ha tenido el Estado con el campo, pues las leyes que hacen parte del acuerdo de La Habana, y que también buscan contribuir en esta misma tarea, hasta ahora van a empezar su trámite en el Congreso, donde deberán superar arduos debates en plena época electoral.

Esta figura permite al ejecutor de un proyecto productivo en estos territorios pedir en concesión o arrendamiento los baldíos de la Nación y conseguir la cantidad de tierras que su plan de negocio requiera, comprando o arrendando.

El Gobierno, por su parte, se compromete a otorgar estímulos especiales, como bienes públicos, es decir, carreteras, distritos de riego, investigación y acceso al crédito.

“Lo que queremos es que la gente retorne al campo pero que tenga las garantías para hacerlo”, aseguró Jairo Mesa, Superintendente de Notariado y Registro.

Seguridad jurídica

Como requisitos generales, se establece que los proyectos productivos que se presenten antes deben tener un plan de apoyo a trabajadores, un estudio de títulos de tierra y un plan de negocios, entre otros.

Una de las bondades de esta figura, según Mesa, es la seguridad jurídica que se otorga a los inversionistas.

“En el caso de modificación de legislación agraria se dejarán a salvo los derechos adquiridos por los inversionistas”, indicó el Superintendente.

Aunque con las Zidres se llevaría desarrollo a territorios apartados de los centros urbanos, algunos sectores del campesinado han manifestado su inconformismo, pues consideran que es una forma de aumentar la concentración de la tierra en manos de unos pocos y de que el campesino trabaje no como socio, sino como jornalero.

La Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (Anuc) reveló un documento en el que le solicita al Gobierno que los baldíos que se encuentren en territorio de las Zidres sean “previamente adjudicados y titulados a los campesinos”.

“El campesino ya en condición de propietario participaría en las sociedades propuestas en unas condiciones más equitativas, pues pasaría de simple jornalero a (tener) una participación como propietario”, dice el documento.

La organización campesina considera igualmente que esta disposición va en contravía del acuerdo de La Habana, en la medida en que “es inaplazable intervenir la estructura de propiedad y tenencia de la tierra para dársela a los campesinos”.

Al respecto, Mesa explicó que un empresario puede solicitarle al Estado que le deje adquirir el 100 por ciento de la tierra que necesita para su proyecto productivo, pero solo lo podrá hacer dentro del territorio delimitado como Zidres.

“Es una ley de productividad del campo, no de propiedad”, expresó Mesa.

El Supernotariado agregó que a los empresarios no siempre les interesa tener la propiedad de la tierra, sino aumentar la productividad de su inversión.

Límites

La Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra) determinará los territorios que se pueden constituir como Zidres.

Sin embargo, la norma sancionada el año pasado por el presidente Juan Manuel Santos y a la que solo le falta la reglamentación señala que no podrán hacer parte de esta figura “los resguardos indígenas o zonas de comunidades étnicas, en los territorios colectivos o en proceso de titulación”, lo mismo que los parques naturales, páramos y humedales, entre otros sitios de interés medioambiental.

El documento Conpes que emitirá el Gobierno deberá definir asuntos como qué zonas se pueden constituir como Zidres, los tiempos de concesión de la tierra según los ciclos productivos y cómo se formularán los planes de transición para la producción.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA