Gobierno

Las lecciones de cinco activistas que lucha por la libertad

Sacrificio personal, acciones pacíficas y aprovechar los medios sociales, algunos de los mensajes.

Foro College Freedom Forum

De izq. a der., Oliver Ranft, representante del Oslo Freedom Forum junto a tres de los panelistas: Abadalaziz Alhamza, Kimberly Motley y Yulia Marushevska.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

16 de noviembre 2017 , 10:44 p.m.

El activismo en favor de los derechos humanos conlleva costos personales, riesgos a la propia integridad y amenazas, pero es a la vez la fuerza que logra movilizar los grandes cambios sociales. Solo se requieren sacrificio y convencimiento.

Esa fue una de las lecciones más contundentes que dejaron este jueves cinco figuras mundiales, que han apostado sus vidas por la defensa de las libertades individuales, quienes estuvieron de visita en Colombia para participar en el College Freedom Forum.

El evento, organizado a instancias de la Universidad del Rosario, el diario EL TIEMPO, la Fundación Konrad Adenauer y la Human Rights Foundation, sirvió para que los líderes pudieran exponer cómo mediante la creatividad y la ayuda de los medios sociales pudieron expandir su mensaje y convertirse en la voz de quienes no son escuchados.

La primera en dejar su mensaje fue Yulia Marushevska, una joven ucraniana que logró, mediante un video viral, exponer la corrupción que se vivía en su país y las arbitrariedades que cometía la policía contra los líderes de las protestas sociales de 2014, que llevaron a la salida del entonces presidente Víktor Yanukóvich.

Marushevska llamó a los jóvenes a aprovechar las nuevas tecnologías para “expandir su mensaje, apropiándose de pequeñas causas”.

Albadalaziz Alhamza, activista sirio exiliado de su país que creó un sitio web de periodismo ciudadano para denunciar las acciones terroristas del Estado Islámico, pidió aprovechar el ‘poder de la no violencia’.

“Las manifestaciones no violentas son la verdadera voluntad de la gente, el poder de un estado yace en su gente y no en sus armas”, dijo Alhamza.

El activismo implica salir de la zona de confort, como ocurrió con Kimberly Motley, abogada estadounidense que lucha por los derechos humanos en Afganistán. Para ella, los cambios sociales nacen cuando “las sociedades piden leyes inclusivas y representativas”.

Claro que las transformaciones sociales van mucho más allá de las políticas gubernamentales, como lo explicó Rosa María Payá, activista cubana, quien ha sido víctima del régimen de los Castro.

“La incidencia social va más allá de las instituciones del Estado”, expresó Payá.
Abdalaziz Alhamza vio morir a su hermano a manos del Estado Islámico (EI), Rosa María Payá perdió a su padre asesinado presuntamente por el régimen cubano y Lisa Sánchez se ha encontrado con amenazas en la puerta de su casa en las que le ‘anuncian’ cómo va a morir.

Todos ellos ‘pagaron’ un costo por ser activistas por los derechos humanos, pero nunca han claudicado en su intento por lograr cambios sociales. El convencimiento de que los cambios empiezan por el esfuerzo individual es otra de las elecciones y tal vez la más importante.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA