Gobierno

'Estos 8 años diversificamos la agenda política exterior': Canciller

La migración masiva desde Venezuela y pleitos en La Haya, los temas por resolver.

María Ángela Holguín, canciller de Colombia

María Ángela Holguín estuvo los 8 años del gobierno de Juan Manuel Santos al frente de la Cancillería.

Foto:

Leonardo Muñoz / EFE

13 de julio 2018 , 11:13 p.m.

María Ángela Holguín fue una de las dos integrantes del gabinete del presidente Juan Manuel Santos que lo acompañó los ocho años de gobierno. Pero, además, completó casi 25 años de trabajo en el mundo diplomático y ahora se va de su cargo con un balance que ella considera muy positivo.

¿Qué deja este gobierno al país en política exterior?

Uno de los principales logros fue la diversificación de los temas de la agenda con los socios tradicionales, países como Estados Unidos, España, Inglaterra, Alemania, Francia, donde pasamos de hablar solo de drogas, narcotráfico y derechos humanos, a temas que aportan al desarrollo del país como educación, ciencia y tecnología, desarrollo agrícola y comercio. Por supuesto, seguimos con el tema de seguridad en la agenda, pero no concentrados en ello. Diversificamos y ampliamos contactos con nuestros socios en el mundo, nos concentramos en aquellos temas que sin duda ayudan al crecimiento del país. Lo que logramos fue una universalización de la presencia de Colombia en el mundo.

¿En qué estado queda la Alianza del Pacífico?

La creación de la Alianza del Pacífico en el 2012 con Chile, México y Perú ha sido un importante esfuerzo de integración con beneficios concretos para los ciudadanos. El balance muestra más de 500 estudiantes colombianos becados en países de la Alianza. La exoneración de visa ha hecho que el turismo, por ejemplo, con México, haya crecido en un 300 por ciento. Y con la apertura de nuevas embajadas compartidas con los países de la Alianza del Pacífico en Asia, África y Eurasia, universalizamos la presencia de Colombia. Además, con la entrada a la Ocde pusimos a Colombia en el mapa de los países con políticas públicas.

¿Cómo se beneficia el ciudadano de a pie?

Contamos con el Siac, un servicio al que todos los colombianos tienen acceso para contar con asistencia frente a cualquier problema que se les presente en el exterior. Igualmente hay atención para los que están en lugares en los que ocurren desastres naturales. Hay mecanismos de ayuda para sacarlos del lugar.

Simplificamos los trámites. Hoy el 80 por ciento son en línea, y uno de los grandes logros fue la eliminación de visas en casi 70 países. Hoy entramos sin visa a 91 países del mundo.

¿Cómo sucedió ese logro de que Colombia le haya enseñado al mundo a medir el desarrollo?

A nivel global hay logros como la formulación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los ODS, que es la manera como ahora el mundo mide el desarrollo después de que se cumplió el plazo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en el 2015. Fue una idea que surgió de la Cancillería, de una directora que propuso que los nuevos objetivos tenían que ser universales, no de unos países sino de todos; con compromisos en varios aspectos, incluido el medioambiente, y con responsabilidad frente al excesivo crecimiento de las empresas, el exceso de consumo, además de los factores de pobreza que el mundo sigue sin superar. El liderazgo de Colombia en esto ha sido indiscutible y fuimos los primeros en ponerlos en nuestro plan de desarrollo.
Es una gran satisfacción para mí haber estado al frente de la Cancillería estos años en los que el papel de Colombia ha sido tan relevante. Lo propio se puede decir de las negociaciones sobre cambio climático en las que fuimos un país de gran protagonismo.

¿Qué le quedó pendiente, urgente, por resolver?

El proceso de Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por demandas de Nicaragua, al igual que la migración masiva de venezolanos al país.

¿Qué tanto diversificó la agenda?

Mucho. Pasamos de temas como la seguridad, el narcotráfico, los derechos humanos a temas que aportan al desarrollo del país. Por ejemplo, con Estados Unidos nuestro principal socio por décadas, tenemos un mecanismo que es el Diálogo de Alto Nivel que nos reunimos una vez al año, reuniones de más de 30 funcionarios de cada lado donde vemos por mesas temáticas muy relevantes para los dos países, como educación. Ahí hemos avanzado mucho en bilingüismo, ciencia y tecnología e innovación. En energía nos hemos enfocado en la interconexión del continente. En el tema migratorio ahí avanzamos, en la visa pasó de expedirse por cinco años hasta 10 años y estamos dentro de los países con Global Entry.

Le pongo otros dos ejemplos de esa diversificación: con Alemania, hoy es un socio en ciencia y tecnología. Una muestra de la diversificación de la agenda entre Colombia y Alemania son las consultas técnicas en educación, ciencia, tecnología e innovación.

Como resultado de esta ampliación de la agenda se destacan la inauguración del Centro de Experiencia en Ciencias Marinas (Cemarin) y el Instituto Colombo-Alemán para la Paz (Capaz), así como la participación de científicos del país europeo en las Expediciones de Colombia. También se ha impulsado la movilidad académica entre los dos países: Colombia es el segundo país latinoamericano con más becarios del Servicio Alemán de Intercambio Académico (Daad).

Con Turquía, donde abrimos embajada en el 2011 y teníamos muy poca relación. Las relaciones dieron un salto extraordinario y hoy constituyen ejemplo de dinamismo y diversificación de nuestra agenda de política exterior. En el 2011 se abrieron las embajadas y la cristalización de objetivos ha sido formidable.

Tenemos una relación muy importante con Turquía gracias a las grandes magnitudes de las exportaciones de carbón pero también por la manera en que se viene diversificando la oferta con productos como el aguacate, la piña, el café, el oro y los frutos exóticos.

La llegada de Turkish Airlines a Colombia ha sido un éxito y podríamos pasar de una a tres frecuencias semanales.

¿Cuál es el balance en visas?

Cambió radicalmente. En el 2010 podíamos entrar a 27 países en el mundo con nuestro pasaporte, hoy podemos entrar a 91, podemos entrar a toda Europa continental.

Por primera vez una Cancillería logró cubrir con inversión social sus 77 municipios fronterizos en sitios muy aislados y dispersos

¿Qué queda de relaciones multilaterales?

Hicimos mucho trabajo multilateral en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como le expliqué, en cambio climático, igualmente en el tema de las drogas promovimos la reunión de Ungass que fue la especial de Naciones Unidas para revisar el enfoque de la lucha contra las drogas. Estuvimos en el Consejo de Seguridad. Presidimos Ecosoc, que es el Consejo Económico y social de la ONU.

¿Por qué la canciller terminó en temas de paz?

El presidente me pidió que fuera cuando se estaba viendo en la mesa el tema de la participación de la ONU en el mecanismo de verificación y monitoreo. Llegué a la mesa de La Habana en mayo del 2015 y estuve hasta la firma en septiembre del 2016. Para mí fue una gran experiencia, la mejor sin duda. Creo profundamente en la paz.

¿Cómo se dio el apoyo de la ONU al proceso de paz?

La ONU, sus secretarios y los países miembros del consejo han sido incondicionales con la paz. Tuvimos reuniones con el subsecretario Jeff Feltman y con los países miembros del Consejo; el secretario General nombró a Jean Arnault desde septiembre del 2015 para trabajar con el Gobierno y con la delegación de las Farc para montar el mecanismo de monitoreo.

Noruega también jugó un papel fundamental, su canciller Børge Brende habló con los países de la importancia de que la ONU se involucrara en el único proceso de paz en el mundo, para la ONU que se ocupa de los conflictos en el mundo, una salida pacífica y negociada era muy importante estar involucrada.

En lo que tiene que ver con el apoyo político internacional al apoyo de la paz.

¿Qué papel jugó la Cancillería?

La Cancillería fue fundamental porque nos dedicamos a contar en todos los escenarios sobre el proceso y sobre la importancia del acompañamiento de la comunidad internacional.

¿Cómo vivió ese momento en que unos militares venezolanos alegaron soberanía en territorio colombiano?

Sin duda fue uno de los momentos más difíciles porque una cosa es que una patrulla se pierda en el terreno y termine de este lado de la frontera y otra muy distinta y grave es que en abierta provocación se genere una situación de hecho, de violación territorial, que pudo terminar mal porque estamos hablando de personal militar armado.

El manejo que dimos con el presidente Santos dejó claro al Gobierno venezolano, desde el primer momento, que la única alternativa era sacar sus tropas del territorio colombiano, como finalmente ocurrió. Lamentablemente, bajo las circunstancias políticas que vive Venezuela, es de esperar que este tipo de provocaciones se repitan en este y otros sectores de la frontera y ante la provocación es necesario equilibrar la contundencia con la prudencia.

POLÍTICA

Twitter: ​@PoliticaET
redaccionpolitica@eltiempo.com.co

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA