Congreso

‘Le pagué honorarios, como a cualquier abogado’: Zulema Jattin

La exsenadora habla de su relación profesional y personal con el exfiscal Moreno.

Zulema Jattin, exsenadora

Zulema Jattin dijo que nunca le pidieron plata para ayudarle con sus procesos en la Corte.

Foto:

Cortesía Fiscalía / Archivo EL TIEMPO

02 de septiembre 2017 , 11:30 p.m.

La exsenadora Zulema Jattin, quien resultó salpicada por el escándalo del exfiscal Gustavo Moreno, aseguró que a ella no le han pedido plata para ayudarle con los dos procesos que tiene en la Corte Suprema de Justicia.

Dijo que es absurdo pensar que alguien va a pagar para que lo tengan cinco años con un brazalete electrónico, permanecer detenido un año y llevar 10 años sin que le resuelvan sus casos, como está ella.

Aclaró que Moreno no fue abogado suyo en el proceso de la ‘parapolítica’, sino que le ayudó a preparar su defensa durante “unos cuatro o cinco meses” en el proceso que le llevan por la firma de un convenio inter-administrativo.

“Supongo que por el hecho de haber sido mi apoderado durante esos meses me relacionan con todo este caso”, aseguró.

También dijo que desde que le retiraron el pasaporte oficial, en 2009, no tiene visa para ir a EE. UU.

¿Cuál es su situación con la Corte Suprema?

Tengo dos procesos, uno por lo que llaman ‘parapolítica’, y que es por el que fui llamada a juicio (hasta el viernes –dijo– no la habían notificado). En ese proceso tuve una medida de aseguramiento en el año 2009, pero me otorgaron la libertad por vencimiento de términos, porque la Corte, después de mi indagatoria y mi medida de aseguramiento, no profirió la resolución de acusación. Y desde diciembre de 2009 hasta hoy he estado en libertad. Llevo 10 años en esto.

¿Cuál es el otro proceso?

Es por la firma de un convenio interadministrativo con la Universidad de Cartagena. En este proceso tengo medida de aseguramiento no privativa de la libertad, consistente en vigilancia electrónica con prohibición de salir del país desde el 10 de octubre de 2012. Ya fui a juicio en marzo del 2017 y estoy a la espera de una sentencia que profiera la Sala Penal de la Corte. Ya son nueve años.

¿Por qué terminó involucrada en todo este escándalo de los exmagistrados de la Corte?

La verdad, no entiendo, porque en el de la ‘parapolítica’ Gustavo Moreno no ha sido mi apoderado. Desde el 11 de julio del 2007 ha sido Pablo Elías González.

¿Pero Moreno sí ha sido abogado suyo?

En el otro proceso, en el que ya fui a juicio este año, fue mi apoderado durante cuatro o cinco meses en el 2015, pero renunció a ese poder porque estaba aspirando a un cargo en Bogotá. Fui a juicio con otro abogado. Supongo que por haber sido mi apoderado durante esos meses me relacionan con este caso.

Durante ese año tuvimos una relación personal, y eso ha sido, me imagino, por lo que me relacionan con él

¿Cómo conoció a Moreno?

Como llevo 10 años con este asunto de la ‘parapolítica’, asistí a la presentación de un libro de él en Cartagena. Le pedí que me revisara el caso por el que había sido llamada a juicio, en 2015. Lo revisó, pero renunció por la aspiración que tenía a un cargo en Bogotá.

¿Tuvo una relación más allá de la profesional?

La verdad es que eso no viene al caso. Durante ese año tuvimos una relación personal, y eso ha sido, me imagino, por lo que me relacionan con él.

¿A usted le pidieron plata para ayudarle en la Corte?


No, no, jamás me pidieron plata. Además, sería absurdo que yo hubiese pagado para que me tengan cinco años con vigilancia electrónica, me hubieran detenido y me tengan 10 años investigada. Si me hubieran pedido dinero hubiera denunciado, porque yo denuncié a unos desmovilizados de las autodefensas por testimonio falso y no me dio temor hacerlo.

¿Entonces ha sido víctima de los falsos testigos?

Hemos denunciado, junto con el doctor Pedro Elías, alrededor de 4 o 5 testigos falsos y ya la Fiscalía ha realizado imputaciones a cuatro de ellos y estamos a la espera de que los llamen a juicio. Ellos fueron testigos del año 2007 o 2008 y fueron los que condujeron prácticamente a mi detención. Yo estoy en este asunto por cuenta de falsos testigos.

¿Por qué aparece usted mencionada en las charlas del exgobernador Lyons con el abogado Pinilla?

Sí, yo escuché que dicen que estoy reventadísima con Gustavo. Me imagino que es por el tema que es privado nuestro, por la relación que tuvimos, que a eso se refieren.

¿Conoció al abogado Pinilla?

Sí, claro, él es de Montería. Él era un muchacho muy cercano a Lyons, eran amigos.

¿Le ofreció sus servicios?

No, porque mis procesos son muy complejos para un muchacho tan joven.

¿Moreno le habló de Pinilla? ¿Se lo recomendó?

No.

¿En el tiempo que Moreno le ayudó en su proceso, se avanzó en algo?

Sí, él había estudiado el tema de contratación y, como lo mío era de contratación pública, me ayudó bastante a preparar el juicio. Él renunció en 2015 y mi juicio fue en el 2017, con otro abogado.

¿Moreno le cobró?

Yo le pagué honorarios normales, como a cualquier abogado. Tengo paz y salvo, el contrato y todo.

¿Él nunca le habló de sus amigos en la Corte?

Nunca, él era un muchacho muy reservado, muy callado, dedicado como a lo académico. Yo estoy muy sorprendida con lo que está pasando. Y, la verdad, triste e impresionada porque tantos años que lleva la Corte investigándome, y que ahora salgan con eso en este momento... no sé, me deja un sinsabor muy grande.

¿Y entonces Moreno nunca le ofreció ayuda en la Corte, nunca le contó nada?

No, no, jamás, nunca.

¿Nunca le habló de negocios con los magistrados?

No, y yo lo habría denunciado inmediatamente.

¿Y usted nunca estuvo en alguna reunión con Moreno, Bustos y Ricaurte?

Jamás. Al doctor Bustos no lo conozco y a Ricaurte sí lo conocí porque era compañero de oficina de Gustavo Moreno.

¿Ha salido del país en los últimos años?

Me preocupa mucho que digan que yo he salido del país, que estuve en Miami, porque yo no puedo salir del país. Solo salí una vez a Madrid, en el 2014, pero con permiso de la Corte, para graduarme de un posgrado.

¿Y a Miami no ha ido en estos años?

Desde que me retiraron el pasaporte oficial, cuando renuncié al Senado, el 13 de mayo de 2009, no tengo visa, ni la he pedido, ni me interesa. Entonces me da miedo que la Corte piense que yo me les volé. Además, el Inpec puede dar razón de que he tenido esa vigilancia electrónica durante cinco años y no he cometido ninguna infracción. Desde el 12 de octubre de 2010 tengo brazalete electrónico.

POLÍTICA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA