Más Opinión

Lecciones del día sin carro

Es indudable que la bicicleta beneficia nuestra salud y la calidad de vida en ciudades como Bogotá.

02 de febrero 2017 , 06:24 p.m.

Señor Director:

Si bien en Bogotá se respira mejor en un día sin carro, es preocupante observar en la vía y en las ciclorrutas el incumplimiento de algunos ciclistas de elementales normas de seguridad personal y la violación de las leyes de tránsito. Algunos circulan por las vías principales no obstante tener al lado disponible una ciclorruta; ciclistas irrespetan, a riesgo de sus propias vidas, las señales de tránsito; algunos, sobre todo jóvenes, transitan con las manos sueltas o en parejas en la ciclovía y vías principales, hablando, casi que jugando; no usan casco de seguridad ciclística; otros pedalean de noche sin luces ni chaleco reflectivo.

Para incentivar su uso e incrementar los días sin carro, hacen mucha falta en toda la ciudad los parqueaderos para bicicletas.

A pesar de todo, es indudable que montar en bicicleta e incentivar su uso por las autoridades, familias, empresas, colegios, universidades, etc., benefician nuestra salud y la calidad de vida en ciudades como Bogotá, tan congestionadas y contaminadas.

Rafael Antonio Córdoba Ardila

* * * *

Señor Director:

Está bien: el día sin carro contribuye a educar a la gente para proteger el medioambiente y el aire que respiramos; ojalá fuera un día al mes. Sin embargo, en el día sin carro en Bogotá observé muchos rodantes particulares, que corresponden a todas aquellas personas que tienen permisos especiales para transitar. Si realmente se pretende realizar un día sin vehículos particulares, para proteger la biodiversidad y la vida de los seres vivos, solo deberían transitar las ambulancias y las rutas escolares, por aquello de la protección que les tenemos que dar a nuestros niños; al paso que vamos, llegaremos a que miles tendrán permisos especiales porque cada uno de ellos se cree un ciudadano más importante que los demás.

Edilberto Torres Baquero
Bogotá

Que no se deteriore Santa Marta

Señor Director:

Santa Marta se prepara para realizar los juegos Bolivarianos en noviembre del presente año, pero presenta varios lastres que desdibujan su belleza. Por ejemplo, el reflujo de aguas negras y el hacinamiento; desorden y suciedad en la ciudad y El Rodadero, así como los baches en la vía al aeropuerto y la destrozada carretera que lleva a playa Cristal, considerada la más bella de nuestro país y preferida por los turistas, cuya reparación ningún ente estatal quiere asumir. La Gobernación dice que es competencia de la Alcaldía; esta, que del Invías, que, a su vez, le pasa la pelota a la Corporación de Turismo, para finalmente decir que lo debe hacer la Corporación de Parques Nacionales. Un verdadero ‘ping-pong’ demostrativo de la falta de pertenencia de nuestros funcionarios y de la burocracia inepta.

Santa Marta es una ciudad que amamos todos los colombianos y que los extranjeros colman, y nada puede justificar que siga deteriorándose de esta manera.

Héctor-Bruno Fernández Gómez
Bogotá

___________________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA