Más Opinión

Carta de Carlos Holmes Trujillo

El triunfo del No en el plebiscito sería vinculante en forma de mandato político para el Presidente.

28 de agosto 2016 , 10:34 p.m.

En referencia a su editorial del domingo, ‘Justicia especial pero no insular’, el triunfo del No en el plebiscito sería vinculante en forma de mandato político para el Presidente. Esto significa que el Jefe del Estado no podría implementar lo acordado, pero, en ese evento, conservará las facultades que tiene para negociar acuerdos con grupos armados ilegales; es decir, con las Farc.

De otro lado, la decisión del pueblo, que es el soberano, sería la expresión de su voluntad de modificar los mencionados acuerdos, toda vez que esa es la esencia de los mecanismos de participación, a cuyo significado y razón de ser se refirió detalladamente la Corte Constitucional en su sentencia reciente.

Bueno es tener presente que mediante su participación en dichos mecanismos el titular de la soberanía se reserva la facultad de tomar decisiones, directamente, reformando, aprobando o derogando políticas públicas del Presidente.

De igual manera, resulta indispensable recordar que el Gobierno y las Farc aceptaron previamente la posibilidad de renegociar los acuerdos, cuando convinieron que acatarían la decisión que la Corte Constitucional tomara, en materia del mecanismo para la refrendación, y con las características que el alto tribunal señalara.

Si el No gana, entonces quienes tienen que responder por los efectos prácticos de la eventual victoria de esa opción son el Presidente de la República, que recibirá el mandato político de renegociar, y las Farc, que dijeron que aceptarían lo que determinara la Corte Constitucional.

Tenga usted la seguridad de que quienes abogamos por el voto a favor del No estaríamos dispuestos a contribuir para el buen éxito de esa renegociación, o suscripción de acuerdos aclaratorios o complementarios, porque lo mejor para el país es la reorientación de lo acordado hasta el momento.

Carlos Holmes Trujillo

‘Sí’ y ‘No’, con respeto

Señor Director:

En Colombia estamos jubilosos porque uno de los grupos que causaba violencia, sin compasión ni misericordia, va a dejar de existir, y retoma el camino racional de hacer política sin armas. Ello le traerá muchos beneficios a la economía y al país todo. Es maravilloso saber que sus formas de sembrar violencia en la sociedad, en los empresarios de Colombia para imponer por la fuerza una creencia, no va a suceder más. Ya dijeron que su decisión seguirá adelante, así pierdan en el plebiscito.

Al ‘Sí’ o al ‘No’ en el plebiscito, que aprueba o desaprueba las negociaciones con ese grupo guerrillero, no hay que ponerle tanto misterio porque cada ciudadano, a su leal saber y entender, toma la decisión, íntimamente, congruente con el temperamento que le dicta su visión de Justicia. Hay que respetar las posiciones de ambos. No hay que censurar a nadie, pues el artículo 20 de la Constitución no lo permite ni por chiste. La libertad de pensamiento en Colombia está por delante.

Rogelio Vallejo Obando

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA