Más Opinión

¿Será mucho pedir?

Alarmantes la forma como se está ventilando el caso de la cartilla de ambientación escolar.

13 de agosto 2016 , 06:39 p.m.

Alarmantes la polarización y la forma como se está ventilando el caso de la cartilla de ambientación escolar contra la discriminación. Por una parte, la Procuraduría, con respaldo del Centro Democrático, la Iglesia católica y otras instituciones, ha inundado los medios de comunicación con mentiras y panfletos, según ellos, para proteger a la familia y a los niños.

Por otra parte, está la Constitución Política de Colombia, y nadie se puede sustraer a lo contemplado en los Derechos Fundamentales, Deberes y Garantías de los ciudadanos, sobre todo cuando se trata del nuevo concepto de familia, el reconocimiento a la comunidad LGBTI, basados en logros constitucionales, que les dan amplios derechos e igualdades y en los que entran a formar parte los niños, cuyos derechos prevalecen sobre los de los demás. Esto es lo que busca la ley, que no haya discriminación ni matoneo por causa de su raza, sexo, religión... ¿Será mucho pedir?

Leonel Patiño-Pantoja

Ciclistas sin control

Señor Director:

Es loable incentivar el uso de la bicicleta en las vías bogotanas. De hecho, se observa que muchos ciudadanos ya emplean su ‘caballito de acero’. Sin embargo, la Administración debe proponerse ser drástica en el acatamiento de las normas de tránsito por el ciclista, que hace uso de las vías a su antojo, tal como pedalear a plena velocidad por los andenes para evitar los atascos o los semáforos, ir en contravía en calzadas de alto flujo vehicular, no utilizar el casco y hacer caso omiso de lo más mínimo para la protección de la vida, como es el respeto al semáforo. Hace falta mucha cultura ciudadana en este sentido. El ciclista no es un actor vial con libre derecho y sin deberes. Evitemos que este medio de transporte se salga de las manos, como sucede con las motocicletas.

Dalia Monroy

La pérdida del respeto

Señor Director:

Hoy se agrede con facilidad a la Policía, y esta también está predispuesta y lo hace con cierta recurrencia, como se visibiliza en noticieros y redes sociales. Discusiones para justificar o criticar las partes hay muchas, pero aquí nace una gran pregunta: ¿qué está pasando en la sociedad?, pues los unos como los otros hacen parte de ella. Se infiere que es un problema de descomposición social por ausencia de cultura ciudadana. Esa que se debe enseñar en los hogares, reforzar en la escuela y practicar en todos los instantes de la vida.

Cuando la primera falencia que aflora es la falta de respeto, y sin este reinan el caos, la desobediencia y la violencia, como se ha percibido. Es urgente que se diseñe una política pública que sea capaz de reflejar las causas del problema y su tratamiento eficaz, pues para nada conviene que los principios de autoridad y dignidad humana se quebranten por crasa ignorancia de las reglas elementales del civismo y la urbanidad.

Édgar Guillermo Bejarano Chávez
El Triunfo, Cundinamarca

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA