Más Opinión

Es problema de justicia

"La solución es hacer efectiva y eficiente la justicia sin tantos beneficios para los delincuentes".

12 de febrero 2017 , 09:47 p.m.

Señor Director:

Según los entendidos, la creciente inseguridad en Bogotá requiere de mayor pie de fuerza de policía en las calles y lugares identificados como más inseguros. Es bien sabido que los delincuentes reiterativos y plenamente identificados quedan libres en pocas horas o días, en aplicación del denominado debido proceso, en virtud del cual se otorgan a los incursos toda clase de beneficios con base en los siguientes argumentos: son menores de edad, no son un peligro para la sociedad, la cuantía es mínima, no hay demandante. ¿Por qué? Porque la diligencia resulta muy engorrosa y compleja. El ‘presunto’, dentro del debido proceso, tiene derecho a saber y conocer quién lo demanda, cuál es su identificación, dirección y teléfono. Siendo así, ¿habrá un demandante que quiera correr el riesgo de ser plenamente identificado por el presunto?

En el documento de detención, el policía de turno omitió una coma y, en consecuencia, no está debidamente soportado el caso. O no hay espacio carcelario para el detenido y las URI están a reventar.

Queda claro, entonces, que la solución del grave problema de inseguridad no es reforzar el cuerpo de la policía vigilante (la cual no puede ir más allá de detener y entregar a las autoridades competentes al sospechoso-presunto), sino hacer efectiva y eficiente la justicia sin tantos beneficios para los delincuentes, que en el estado actual de cosas se fortalecen y se hacen prepotentes.

Jaime Delgado Hernández

El mundo se recalienta

Señor Director:

Sí, señor, ¡qué calor!, como dice su editorial (11-2-2017). El calentamiento global es una realidad que estamos sintiendo, con inmensos problemas. A lo expuesto por su comentario yo agrego el de los incendios forestales y los problemas de salud, como cáncer de piel. Esta es la más clara muestra de que tenemos que tomar conciencia del daño que le estamos causando a la naturaleza. Porque aquí se tala, se quema, se contamina, sin control. Las quemas están prohibidas, pero nadie hace cumplir la ley.

El mundo se recalienta, pero a pocos les importa; los ecologistas son vistos a veces como necios. Y qué tal ahora con Trump, que no cree en esto, o no le importa. Por eso, cada uno, cada alcalde, cada gobernador, cada presidente, tienen que ayudar. Hay que multar y castigar. De lo contrario, vendrán calores y sequías insoportables.

Dagoberto Castaño Paredes
Bogotá

Dios proteja a la hermana

Señor Director:

El secuestro de la religiosa Gloria Cecilia Narváez, en Malí (África), es conmovedor. Y más cuando se cree que está en manos de los yihadistas. Dios proteja a la hermana Cecilia, cuya labor, como la de muchas de ellas, no es suficientemente reconocida. Ellas cumplen tareas humanas, de alfabetización, de alivio espiritual, inclusive médicas. Colombia entera tiene que exigir que la liberen. Solo me queda elevar oraciones por ella y por todas las misioneras.

Carmen Rosa Novoa
Bogotá

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA