Más Opinión

No es la justicia

"Lo que hay que reformar no es la justicia, sino a los que la mantienen sumergida en el lodo".

10 de septiembre 2016 , 08:59 p.m.

Un magistrado de la Corte Constitucional acusado de vender sus fallos; varios de la Corte Suprema que venden sus votos; un procurador que se elige a punta de favores, agravia, castiga mirando a quién y desborda sus competencias para catapultarse como futuro presidente; un proceso de nulidad en el Consejo de Estado que se toma casi tanto como el período que debe ser declarado nulo; un exfiscal que regala unos contratos y no persigue delitos tan dañinos como los cometidos en Saludcoop (a la que asesoró), o Interbolsa. ‘Carruseles’, favores, desayunos, roscas, intereses, cheques, ayuditas, politización descarada, etc. ¡Lo que hay que reformar con urgencia no es la justicia, sino a los que la mantienen sumergida en el lodo!

Si en cada uno de esos feos casos el responsable hubiera cumplido la Constitución, la ley y los deberes de los funcionarios públicos detallados en el Código Único Disciplinario, Colombia habría ganado mucho más que con cualquier reforma de la justicia. Si, por el contrario, estamos condenados a que nuestros jueces persistan en esas conductas abusivas, no valdrá reforma alguna.

Ricardo Alarcón Gutiérrez

Remedio peor que la enfermedad

Señor Director:

El alcalde Enrique Peñalosa puso de manifiesto un problema social que muestra la falta de voluntad política de nuestros dirigentes. La Corte Constitucional impide obligar a someterse a un tratamiento a los habitantes de la calle que les ayude a dejar las drogas y las calles. Una persona que ha llegado a la calle es porque simplemente ha tenido un choque con la sociedad, iniciando con su familia, que muy posiblemente, al no tener herramientas jurídicas y de salud, no tuvo otra opción que dejarlo. Según Oscar Wilde, “un hombre que no piensa por sí mismo no piensa en absoluto”. Para este tipo de problemática, la única alternativa posible es la terapia de choque, con el fin de ayudar a alguien que lo necesita. Simplemente, es llegar a confrontar al adicto con su problema. Pienso que se están vulnerando más sus derechos dejando sus vidas al garete que obligándolos a tomar un tratamiento de desintoxicación.

Carlos Eduardo Caicedo V.

Un antecedente del Sí

Señor Director:

El voto por el Sí del plebiscito, que constituye la ratificación de los tratados de La Habana por la paz, es el desarme de los espíritus y el respaldo del pueblo colombiano a una histórica decisión, tras sesenta años de una injusta y fratricida guerra de hermanos contra hermanos. El escepticismo de los eventuales votantes por el No se debe, en parte, a incumplimientos pasados (no olvidar San Vicente del Caguán). La dejación y la entrega de las armas que prometen las Farc tienen un positivo antecedente, cuando la guerrilla idealista de los Llanos Orientales entregó totalmente su armamento al general Rojas Pinilla, presidente de la República. En consecuencia, es un imperativo el trascendental voto por el Sí.

Guillermo Rozo Riveros
Sopó, Cundinamarca

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA