Editorial

Vías para el puente

En Santander, una trocha sin pavimentar da vía al puente atirantado más alto de Suramérica.

31 de julio 2018 , 12:00 a.m.

La metáfora del vaso medio lleno o medio vacío puede ser de uso muy frecuente, pero no por ello deja de ser la indicada para dar cuenta de situaciones complejas. Esta vez es el caso del viaducto Hisgaura, próximo a inaugurarse en la vía Curos-Málaga, en Santander. Se trata del puente atirantado más alto de Suramérica, todo un hito de la ingeniería en Colombia.

Es cierto que para que esta obra cumpla a cabalidad con su propósito es necesario que la carretera en la que se ubica esté en una mejor situación que la actual: con más de cuarenta puntos críticos y, a la fecha, 90 kilómetros destapados, aunque ya se trabaja en la pavimentación de 25 de ellos.

Un cuadro así resiste, pues, dos miradas. La primera, la del vaso medio vacío, fija su atención en las carencias y el contraste entre el puente nuevo y el resto de una vía que fue pensada como alternativa para mejorar la comunicación terrestre con Venezuela. Tal contraste produce comprensible molestia, toda vez que aún no hay claridad sobre la disponibilidad de recursos para que la carretera pronto deje de tener tramos de trocha y haga honor a su condición de vía nacional. En este mismo sentido inquieta, con razón, que un elefante blanco se asome en el horizonte.

Puente Hisgaura

Hisgaura, puente elevado a 148,3 metros de altura.

Foto:

Universidad Industrial de Santander

Pero también es posible la otra aproximación: puede, asimismo, verse esta megaobra como el primer paso de varios que se necesitan. Como un muy buen comienzo y, sobre todo, un compromiso gigantesco, literalmente, de la nación con esta región para llevar a feliz término los trabajos que todavía restan para que esta vía sea transitable sin los obstáculos que hoy presenta.

Desde estos renglones optamos por la segunda, con el llamado al nuevo gobierno para que entienda la importancia de no abandonar este frente. Así tiene que ser. El puente Hisgaura está llamado a ser un motivo de orgullo para el país. Aún faltan recursos y confirmación de voluntades para que así sea.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA