Editorial

Una línea de vida obsoleta

El Número Único de Seguridad y Emergencia en Bogotá tiene un viejo retraso y exige su modernización.

13 de mayo 2017 , 02:41 a.m.

El 8 de mayo del 2004, es decir, hace 17 años, este diario advertía en una de sus páginas acerca de la urgente necesidad de crear la línea única de emergencia 123, en reemplazo del obsoleto 112 que acompañó por décadas a Bogotá. El llamado obedecía a que ya era hora de contar con un moderno sistema que brindara atención y auxilio a los ciudadanos e integrara a todos los organismos del Distrito.

En el 2005, esa petición se hizo realidad. Nació el Número Único de Seguridad y Emergencia (Nuse) 123 para “contribuir con la gestión, seguimiento y control de incidentes de seguridad y/o emergencias”, según Decreto 451 del mismo año. Desde entonces, la tecnología ha evolucionado, los sistemas de rastreo y monitoreo de los grandes centros urbanos se hacen a través de sofisticadas plataformas que ayudan a ubicar con mayor precisión el lugar donde se presenta un incidente y a detectar las llamadas falsas que obstaculizan la labor de sus operarios.

Sin embargo, la línea 123 no avanzó al mismo ritmo, y entre tanto la población creció, las emergencias, quejas y pedidos de ayuda se multiplicaron y, por supuesto, los bromistas descubrieron sus debilidades. Actualmente, por esta vía, 230 operarios reciben alrededor de 1,5 millones de llamadas al mes, más de 50.000 al día, para un total de 18 millones de solicitudes al año. Solo 2 millones reciben atención de emergencia y 1,7 millones terminan siendo falsas.

Pese a tamaño esfuerzo, el retraso del sistema es evidente. Los expertos dicen que ya acumula 10 años y que, como en 2004, es urgente su remodelación. Entre otras razones, porque el Nuse de hoy no cuenta con capacidad para ubicar a una persona de manera precisa o establecer correctamente las coordenadas de un lugar, lo que se conoce como geolocalización. Ello ha hecho que muchos casos graves no sean oportunamente atendidos.

Ahora se habla de una nueva licitación para su modernización. Que así sea, pero que no venga acompañada –como en el pasado– de intrigas políticas, vicios de corrupción y malos manejos. Y que además sirva para integrar a todos los organismos del sector.

editorial@eltiempo.com.co
EDITORIAL

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA