Editorial

Un golpe contundente

El ‘clan Úsuga’ pierde así a uno de los jefes más sanguinarios: alias Gavilán.

02 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Como ha sido la constante en la última década, la Fuerza Pública acaba de anotarse otro importante logro al poner fuera de combate a uno de los criminales más despiadados y peligrosos del país: Roberto Vargas Gutiérrez, ‘Gavilán’, el segundo hombre más poderoso del temido ‘clan Úsuga’.

Este era un avezado delincuente que tenía más de 20 órdenes de captura en su contra por delitos como homicidio, desplazamiento, narcotráfico y violencia sexual. Fue guerrillero del Epl, paramilitar del Bloque Córdoba y, sobre todo, un gran capo que podía mover cada año decenas de toneladas de cocaína. De hecho, en mayo pasado, en una sola incautación en Turbo, Antioquia, perdió más de nueve toneladas de droga lista para ser enviada a Estados Unidos. Por esos negocios era requerido por cortes de ese país, que lo tenían en su lista de criminales más buscados.

En el mismo lapso, la banda ha sido golpeada con la incautación de unas 100 toneladas de cocaína, y su máximo jefe, ‘Otoniel’, se mantiene en huida

En Colombia era recordado porque fue él quien ordenó el cobarde asesinato de los jóvenes universitarios Mateo Matamala y Margarita Gómez, cuyo pecado fue atreverse a hacer turismo en una zona de Córdoba tan bella como peligrosa. Ese crimen lo puso en la mira de las autoridades y lo obligó a empezar la huida, que terminó en la tarde del jueves, cuando expertos comandos de la Policía y el Ejército le dieron de baja en medio de un intenso combate.

El ‘clan Úsuga’ pierde así a uno de los jefes más sanguinarios y efectivos a la hora de intimidar a las poblaciones aún sujetas a su imperio criminal. En dos años, gracias a la Operación Agamenón II, encabezada por el general Jorge Luis Vargas, han muerto doce de las cabezas de la banda criminal, que se ha reducido casi a la mitad gracias a la persecución sostenida del Estado. En el mismo lapso, la banda ha sido golpeada con la incautación de unas 100 toneladas de cocaína, y su máximo jefe, ‘Otoniel’, se mantiene en huida.

Colombia ha demostrado a lo largo de las últimas tres décadas que ni la violencia ni el poder corruptor de la mafia, las guerrillas y los ‘paras’ son capaces de doblegar la voluntad de su Estado y de sus gentes. Caídas como la de ‘Gavilán’ lo confirman. Y debe ocurrir lo mismo con los jefes de las disidencias de las Farc y los de la guerrilla del Eln que siguen apostándoles a la guerra y el delito.

editorial@eltiempo.com

Cartel de los delincuentes más buscados

Este era el cartel de los delincuentes más buscados, en el que hasta ayer aparecía ‘Gavilán’.

Foto:

Policía Nacional

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA