Editorial

Un accidente anunciado

Familiares de los integrantes del Chapecoense albergan sentimientos de dolor, incredulidad y rabia.

30 de abril 2018 , 12:06 a.m.

Sentimientos de dolor, incredulidad y rabia seguramente albergan miles de personas, en especial los más cercanos familiares de los integrantes del equipo brasileño Chapecoense y de su comitiva, víctimas del accidente aéreo ocurrido la noche del 28 de noviembre de 2016 en proximidades del aeropuerto de Rionegro, Antioquia, en el que perecieron 71 personas, entre ellas casi el equipo completo.

La desazón del alma se revive hoy, 16 meses después, al conocerse el completo informe de la Aeronáutica Civil de Colombia, de 113 páginas, en el cual se revelan los impresionantes diálogos grabados en la caja negra, además de las alertas electrónicas del avión de Lamia y las irregularidades en tierra. Una cadena de errores y decisiones erradas, casi suicidas, que llevaron a que el vuelo 2933 terminara siendo un chárter de la muerte.

Desde un comienzo se sospechó que la aeronave se desplomó por falta de combustible. Esto lo confirma el informe, analizado en nuestras ediciones de sábado y domingo. Pero, además, queda claro que el capitán Miguel Quiroga Murakami era consciente de ello. Sabía que los 9.073 kilogramos de combustible no le alcanzaban para ir de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) a Rionegro, pero no quiso detenerse en Bogotá a retanquear, tal vez temiendo una multa por volar por fuera de los parámetros internacionales. Decidió jugarse la ruleta rusa. Todo indica que él solía volar, como se dice en tierra, con la aguja en rojo.

Allí murió una escuadra futbolera joven, sorprendente, que venía a disputar su primera final de la Copa Suramericana de fútbol, con Atlético Nacional. Se fueron 71 vidas valiosas, inocentes de que el capitán y empresario se jugaba un partido aparte con la muerte. Se dice que la vida es una brizna en manos de Dios, pero también en las de otros seres, a veces poco responsables. No hay que cansarse de lamentar estas muertes absurdas, y sí confiar en que al menos tan triste experiencia sirva para que nunca algo siquiera similar vuelva a pasar.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA