Editorial

Sobre la prosperidad local

Para ONU-Hábitat, el índice confirma que Bogotá sigue concentrando su productividad en pocas zonas.

20 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Una mirada profunda a 19 de las 20 localidades que tiene Bogotá, con el fin de determinar el grado de prosperidad que les asiste, acaba de hacer la oficina de ONU-Hábitat para Colombia y la Cámara de Comercio. Es la primera vez que el ejercicio se aplica con una lupa hiperlocal, pues el índice se venía midiendo en 23 capitales del país y otras tantas del resto del mundo.

Esa mirada a profundidad para determinar el grado de desarrollo de las localidades capitalinas tuvo en cuenta factores como infraestructura, vivienda, servicios dotacionales, vías, acceso a tecnología, generación de empleo, entre otros. Y el resultado, aunque puede sonar obvio, sí deja varias reflexiones que dan luces a la Administración en aras de procurar una mayor equidad e igualdad social.

Bogotá está dividida en dos: el norte, con niveles de prosperidad por encima de 60 puntos sobre 100; y el sur, con Ciudad Bolívar, Usme, Santa Fe y Bosa, por debajo de 50

Bogotá está prácticamente dividida en dos: el norte, con Chapinero, Teusaquillo y Usaquén, con niveles de prosperidad por encima de 60 puntos sobre 100; y el sur, con Ciudad Bolívar, Usme, Santa Fe y Bosa, por debajo de 50. Hay una frontera invisible que por razones históricas, pero, sobre todo, por el tipo de políticas públicas que se han adoptado desde hace más de medio siglo, crearon una división que produce absurdos como localidades separadas apenas por una calle, pero diametralmente opuestas: Chapinero y Santa Fe, lo que genera segregación y exclusión. Y eso que en ambas hay una efervescente actividad económica. O Candelaria, que, pese a su valor histórico, está condenada por su mala conectividad vial.

Para ONU-Hábitat, el índice confirma que la capital sigue concentrando su aparato productivo en zonas específicas, lo que incide negativamente en el desarrollo de otras áreas, como Usme, que carece de industria, vías y tecnologías de la información.

La buena noticia es que Bogotá ha reducido su brecha social gracias a las coberturas que ofrece en salud, educación y servicios básicos. Pero es indispensable que a mediano y largo plazo su desarrollo se enfoque en el centro como el gran eje de la conectividad, además de tener en cuenta las particularidades de cada territorio.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA