Editorial

Siria, una derrota de la humanidad

Después de seis años de guerra, el panorama es devastador. Y no se ve salida pronta. 

18 de marzo 2017 , 12:00 a.m.

La ecuación de la guerra siria tiene tantas variables que es claro que aún faltan muchas operaciones para hallar una solución. Por eso, las partes y los mediadores naufragan día a día en sus intentos de darle una salida negociada a un conflicto tremendo que acaba de entrar en su séptimo año y ha arrastrado al planeta a la peor crisis humanitaria en lo corrido del siglo XXI, con sus 321.000 muertos, sus 11 millones de refugiados y desplazados y una colección de atrocidades que caben en la historia universal de la infamia.

Lo más deplorable es que no se ve una salida pronta del conflicto, ni mucho menos un alivio humanitario para las poblaciones que han quedado atrapadas entre dos o más fuegos, los mismos que intervienen en este conflicto nacido bajo el paraguas esperanzador de las primaveras árabes pero que terminó convertido en una salvaje guerra civil en la cual no se logró derribar el poder omnímodo de Bashar al Asad, apoyado por rusos e iraníes en un complejo ajedrez de intereses sociopolíticos, ni acabar con las disputas globales entre suníes y chiíes, las dos sectas mayoritarias del islam.

Eso sin contar con el concurso brutal del Estado Islámico (EI), que resiste en pequeños reductos, sitiado en localidades en las que los civiles sirven de escudos humanos, con el delirio de sostener, a pesar de las derrotas militares, el califato que llegaron a fundar entre Siria e Irak.

3 millones de niños han nacido en el país desde el 2011, es decir que en los seis años de la guerra no han conocido nada más que muerte, dolor y destrucción.

Cuando en el 2011 comenzaron las manifestaciones para exigir más democracia y menos represión, los sirios acariciaron la posibilidad de que la ‘dinastía’ Al Asad llegara a su fin, toda vez que Hafez, padre del actual mandatario, había gobernado por 29 años con puño de hierro, y luego, a su muerte, su hijo oftalmólogo, Bashar, había reclamado el trono para ajustar 17 años en el poder. Había cansancio y esperanza. Pero la guerra se alargó y con la entrada de los rusos, y la impotencia y ahora aparente indiferencia de Estados Unidos, el régimen se atornilló.

Hoy no se ve una luz al final del túnel. Ni los diálogos de Ginebra ni los de Astaná (Kazajistán) han llegado a buen puerto. La oposición moderada parece haberse quedado sin base de negociación, y por eso boicotea las conversaciones. También se quedó sin apoyo de Turquía, que, al hacer las paces con Moscú, pretende mantener a raya a los kurdos; y el EI sigue haciéndose matar en sus bastiones, particularmente el de Raqa.

Rusos, iraníes y el régimen siguen cómodos, a pesar de la oleada terrorista que ha sufrido Damasco, la capital, y ahora falta ver si el país logra sostener su integridad territorial, dadas las enormes fracturas que ha expuesto el conflicto.

Es un panorama devastador el que se vislumbra para Siria, que además tiene su infraestructura destruida y su economía moribunda. Pero quizás lo más desgarrador es lo que pasa con su riqueza humana: solo en el 2016 murieron por la guerra 625 menores, un 20 por ciento más que en el 2015, para un total de 16.000 desde el inicio de las hostilidades. Y una cifra aún más inquietante: más de 3 millones de niños han nacido en el país desde el 2011, es decir que en los seis años de la guerra no han conocido nada más que muerte, dolor y destrucción. Esta es, sin duda, la mayor derrota de la humanidad.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

}

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA