Editorial

Bita: ejemplo para seguir

El que es uno de los ríos colombianos más conservados, ahora tiene reconocimiento internacional. 

28 de junio 2018 , 12:00 a.m.

El río Bita, en Vichada, fue elegido a principios de este mes como el más reciente sitio Ramsar –designación internacional por su importancia como humedal– en el país. Es, hasta ahora, el más grande que se ha designado en Colombia por su incomparable estado de conservación y alta biodiversidad. Tal reconocimiento es el resultado de uno de los procesos más esmerados y coordinados en cuanto a manejo de la naturaleza en Colombia, y del que se debe aprender para otras regiones biodiversas.

Esta cuenca, de 710 kilómetros, tiene unas cristalinas aguas en las que nadan más de 250 especies de peces y los admirados delfines rosados. Sus ecosistemas albergan 400 especies de plantas y 63 de mamíferos. Sin duda, el Bita es uno de los ríos colombianos más conservados, y la designación internacional tiene que velar por que su manejo sea sostenible.

Hay varias lecciones que deja este proceso. En principio, la Gobernación del Vichada designó recursos que, junto con otras fuentes, sirvieron para llevar a efecto las primeras expediciones científicas. Es vital que los gobiernos locales financien proyectos interinstitucionales que protejan la biodiversidad.

Es, hasta ahora, el más grande que se ha designado en Colombia por su incomparable estado de conservación y alta biodiversidad.

El segundo elemento fueron las expediciones científicas y el trabajo en alianza que hicieron la Fundación Omacha, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), el Instituto Humboldt, la Universidad Nacional y otros centros de investigación regionales. Más de 45 investigadores de diferentes especialidades se dieron a la tarea de explorar a fondo las maravillas no descubiertas del Bita. Además, trabajaron de la mano con los actores locales.

El río Bita –ahora con el respaldo Ramsar– exige la consolidación de un plan de manejo que cuente con los recursos financieros y la voluntad política para ejecutarlo. Es un desafío requiere la misma unión interinstitucional que lo llevó a ser un humedal de relevancia internacional.

editorial@eltiempo.com

Bita 2

A lo largo de 710 kilómetros, el río es alimentado por más de 5.000 quebradas y pequeños cauces.

Foto:

Leonardo Castro

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA