Editorial

Editorial: Regalías: sigue el festín

Se necesitan instituciones fuertes, gobernantes que rindan cuentas y ciudadanos que vigilen.

15 de agosto 2016 , 12:03 a.m.

El del despilfarro de las regalías es tal vez de los capítulos más robustos en la antología de la corrupción nacional. En términos cuantitativos, es vergonzoso, sin duda, pero su recordación entre los colombianos pasa más por lo simbólico de las páginas que lo componen.

La lista es indignante. Velódromos donde no se practica el ciclismo, piscinas de olas imaginarias, megahospitales donde apenas hacen presencia la maleza y los roedores y universidades que solo gradúan a los gobernantes que lideraron su construcción de doctores en despilfarro aplicado son algunas de las obras cuya primera piedra se ha puesto con mucha pompa y expectativa, y que hoy producen verdadero dolor de patria.

Es un viejo mal. Ejemplos de ese uso inapropiado de los dineros provenientes de la explotación de recursos naturales se registran desde hace varias décadas. Consciente de la magnitud del problema, que en muchos casos significa un saqueo de las arcas públicas, pero que sobre todo debilita como pocos otros flagelos la confianza de la gente en las instituciones, el actual Gobierno dispuso, por ley de la República en el 2011, una reforma de la manera como se administraban dichos dineros. De ahí surgieron los órganos colegiados de administración y decisión (Ocad), con representación de los gobiernos local, departamental y nacional, cuyo objetivo era ponerle, por fin, tatequieto a este triste festín.

Pero la evidencia reciente indica que tal filtro es en extremo poroso. Ya un informe de la Unidad Investigativa de este diario, publicado en octubre del 2014, daba cuenta de por lo menos 12 elefantes blancos en la era ‘pos-Ocad’. Luego vino otra serie de alertas lanzadas desde la Contraloría, hasta llegar a la más reciente: el informe sobre el uso dado a las regalías en el país durante el 2015 y el primer semestre del año en curso, que da cuenta de por lo menos 113.000 millones de pesos invertidos en 39 ‘paquidermos’ de esta especie malgastados con el visto bueno de la instancia en cuestión.

No hay duda, pues, de que este remedio no ha podido con la enfermedad. Algunos se lo atribuyen a que el Gobierno Nacional solo tiene un voto en un cuerpo tripartito y subrayan que la vigilancia ejercida por el Departamento Nacional de Planeación ha logrado que el desangre no sea de mayores proporciones.

Otros señalan, de nuevo, a la debilidad institucional en algunos lugares, que no cuentan con los medios para hacer inversiones que de verdad sean necesarias y generen impacto inmediato en el bienestar de la población. Pero al respecto hay que decir que no faltan casos en departamentos que, como el Valle del Cauca, están lejos de ser cenicientas en el orden nacional.

Por lo pronto, el detener el flujo de regalías a municipios que se han rajado en su manejo, como ya lo viene haciendo Planeación, es una medida de choque absolutamente necesaria. Pero es, asimismo, un paño de agua tibia. Instituciones fuertes, gobernantes que rindan cuentas y ciudadanos interesados en lo público que ejerzan vigilancia y control permanente son un antídoto mucho más poderoso. Pero ninguno tendrá efecto sobre el origen del mal si no se transforma la errónea noción de que estos dineros, como no nos cuestan, los volvemos fiesta.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA