Editorial

Que vivan los Paralímpicos

Resulta emocionante ser testigos del valor con el que competirán estos deportistas.

07 de septiembre 2016 , 08:24 p.m.

Resulta emocionante, por lo humano y lo noble y lo reparador, ser testigos del valor con el que se enfrentan a la competencia los deportistas de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. El lugar común aquel de “todos aquí son ganadores por el simple hecho de participar” es una verdad sobrecogedora e innegable en el caso de los Paralímpicos: las 528 medallas que serán entregadas en los siguientes días entre los 4.350 atletas con discapacidad intelectual, motora o visual sin duda serán impuestas a valientes, a hombres y a mujeres que se han negado a rendirse.

Como fue claro en la inauguración, en el gran estadio de Maracaná, los Juegos Paralímpicos se han convertido en un evento gigantesco, una superproducción seguida con interés por los espectadores, engrandecida por los atletas y apoyada por los patrocinadores. Ver el orgullo y el coraje de los deportistas desfilando en aquella presentación, detrás de las banderas y bajo la música emotiva preparada para estas ocasiones, era ver el valor que hace al hombre lo que puede ser, lo que es. Pero verlos competir en los 22 deportes en los que estarán participando durante esta semana y media es caer en la cuenta de que el ser humano puede ser ejemplar cuando es empujado a serlo.

Los Paralímpicos reconfortan. Si hay 2.200 periodistas cubriendo el evento y 175 países participando es porque el mundo ha ido cambiando, así sea siempre a pasos muy lentos, en su percepción de la discapacidad. Por decirlo de otro modo, el despliegue de medios y de participantes demuestra que estos juegos van dejando de ser una rareza para convertirse en otra admirable justa deportiva para seguir. Las imágenes de los partidos de voleibol, de las carreras de natación, de las etapas de ciclismo son lecciones de amor propio.

La noticia de que 39 atletas paralímpicos representarán a Colombia de aquí hasta el 18 de septiembre –y las conmovedoras historias de vida que ha publicado este diario– pone los ejemplos más cerca de todos. Están nerviosos los atletas paralímpicos: son ganadores, sí, pero lo que sigue es llevarse la medalla de oro.

editorial@eltiempo.com

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA