Editorial

Editorial: Otra tragedia en México

Causa desazón que sea la impunidad la que logra triunfar, y el tiempo lleve estos casos al olvido.

07 de agosto 2016 , 11:27 p.m.

Una modelo caleña, Stephanie Magón Ramírez, de solo 23 años, madre de una niña de 4, murió en hechos aún sin esclarecer en Ciudad de México. Estremecen las crónicas policíacas de esta muerte, que solo dejan sombras y dudas.

Así suelen ser tales hechos, que dejan víctimas como Stephanie, esa bella mujer de ojos verdes, llena de ilusiones y sueños de triunfo, estudiante para presentadora, que viajó en busca de crecer profesionalmente y apareció en la madrugada del sábado 30 de julio, en plena calle, desnuda, como lanzada del edificio donde había arrendado un cuarto. Lo que sigue es drama familiar, elucubraciones e investigaciones que hacen pensar en Sherlock Holmes e incluso en Agatha Christie.

No están ellos, pero toca pensar en la justicia mexicana y exigir prontitud y severidad en las investigaciones. Lo que hasta ahora ha habido son contradicciones. Se habló de suicidio, de feminicidio, de tortura, de fracturas y golpes contundentes, según un informe del Instituto de Ciencias Forenses (Incifo), de ese país. Pero luego esa versión fue rectificada, para pasar a las conjeturas.

¿Cuál es la verdad? Es la tarea pendiente y urgente. Porque este caso a Colombia le recuerda el de la también modelo Mile Virginia Martín, quien fue hallada el año pasado, igualmente en México, sin vida y con signos de violencia sexual, en otro estremecedor caso aún con el expediente sin resolver.

Inquietan y duelen estos sucesos, con todos los ingredientes trágicos que suelen irse descubriendo. Porque no solo se pierde una vida joven, sino que trae un dolor, muy difícil de sobrellevar, para una madre que aún no se reponía del agobio de haber perdido al otro hijo, menor que Stephanie, muerto violentamente en Brasil hace tres años.

Causa desazón que sea la impunidad la que logra triunfar, y el tiempo va llevando los casos a los fríos anaqueles del olvido, ya porque otros de mayor resonancia los cubren o porque las distancias son aliadas de la injusticia. Por eso, la diplomacia, las buenas relaciones de los países, el sentido de justicia deben estar del lado de la verdad, por dolorosa que ella sea.

EDITORIAL

editorial@eltiempo.com.co

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA