Editorial

Oír a la SIP

En el hemisferio se ha vuelto una costumbre perseguir y agredir el ejercicio del periodismo.

01 de noviembre 2017 , 08:55 p.m.

Ha dicho la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), al concluir su 73.ª Asamblea General, en Salt Lake City (Utah), que en el hemisferio se ha vuelto una costumbre perseguir y agredir el ejercicio del periodismo. Dice que las embestidas no solo vienen desde las trincheras del crimen organizado, sino, además, como sucedió en los peores días de las dictaduras latinoamericanas, desde las oficinas de los gobiernos y los cuarteles de los poderosos.

Según su comunicado del pasado lunes, la SIP, que reúne a más de 1.200 medios de la región, ha llegado a la conclusión de que “la violencia en contra de los periodistas y de los medios, la proliferación de leyes y de proyectos que intentan controlar la actividad periodística, unidas a las presiones de parte de las autoridades y a la falta de acceso a las informaciones oficiales, constituyen los principales obstáculos para el ejercicio de la libertad de expresión en el continente americano”.

Durante lo que va del año 2017 ha habido acoso, agresión y asesinato de periodistas a lo largo de la región. Ha habido, también, censura de todos los calibres, como volviendo a los tiempos en los que ejercer el periodismo era jugarse la vida. Y, peor que todo, ha seguido reinando la impunidad que ha sido la tradición en estos casos: silenciar a un periodista sigue siendo usual porque lo normal es que jamás llegue el castigo.

A la violencia contra el oficio se han venido a sumar, con fuerza inusitada, las llamadas noticias falsas. En manos de líderes inescrupulosos, como Donald Trump o Nicolás Maduro, que han estado arremetiendo contra los medios críticos de sus gestiones, las noticias falsas pasaron de ser parte de la propaganda sucia de tiempos de campaña a ser parte de la estrategia de los gobiernos.

Desprestigiar a los medios, asesinar moralmente a los periodistas, convirtiendo las mentiras en rumores y los rumores en noticias, ha sido común –dice la SIP– este año, que entra en su recta final. Solo las sentencias de algunas cortes, como las que se han proferido en Guatemala y en Colombia, permiten recuperar la esperanza de desterrar al despotismo.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA