Editorial

Solo a 31 segundos

A los colombianos hay que admirarlos y agradecerles porque siembran esperanzas y afición.

29 de mayo 2017 , 03:37 a.m.

Este domingo en la mañana, las calles de nuestras ciudades estaban semivacías. Millones de colombianos se hallaban apretando los puños y conteniendo la respiración para que el ciclista de Cómbita, Boyacá, Nairo Quintana tuviera arrestos y lograra coronarse por segunda vez campeón del Giro de Italia, pues ya lo había hecho en el 2014. Aparte de ser campeón de la Vuelta a España y dos veces subcampeón del Tour de Francia.

Él dejó hasta el último aliento en esa etapa contrarreloj, y contra un nuevo monstruo como el holandés Tom Dumoulin, pero no le alcanzó y tuvo que resignarse al segundo lugar. Sin embargo, para Colombia y el ciclismo nacional, Nairo es un ganador. Y se confirma como el mejor de nuestra gloriosa historia del deporte de las bielas, llena de brillantes corredores que abrieron la ruta hacia la conquista europea.

Lo que hizo Nairo es de aplaudir largamente. Porque después de 3.609 kilómetros, de 90 horas largas –eternas, mejor–, de pedaleo en todos los terrenos, contra 195 ciclistas entre los que se encuentra la élite mundial, y donde ganó una etapa y se vistió de líder, sorteando estrategias y ataques, después de todo –decimos–, perder por 31 segundos es una gesta. Claro, rodeado por un gran equipo como el Movistar.

Le fue bien a Colombia en este Giro centenario, porque cómo olvidar la extraordinaria actuación del velocista Fernando Gaviria, que en su primera gran carrera venció en la raya, como un cohete, en cuatro etapas, y se coronó campeón en la clasificación por puntos.

A los colombianos hay que admirarlos y agradecerles. Porque no solo ponen el nombre de su país en alto, sino que logran hacer vibrar a sus compatriotas, ser ese bálsamo que alivia por momentos situaciones poco gratas; y, sobre todo, porque siembran esperanzas y afición en una juventud que necesita que le abran rutas de oportunidades.

Y ahí está el reto de la dirigencia del ciclismo en nuestro país, que debe recoger la cosecha y, con grandeza y humildad, como las tiene Nairo, dar un golpe de pedal, corregir rumbos si es necesario, para que este hermoso cuanto duro y completo deporte, en el que hay materia prima, siga dándonos gloria y momentos inolvidables.

editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA