Editorial

Las mujeres toman el timón

El sorpresivo cambio –hay que aclararlo– obedece más a los intereses económicos del país.

02 de octubre 2017 , 12:45 a.m.

“La lluvia comienza con una sola gota”, tuiteó la activista Manal al-Sharif al enterarse de que una de las luchas que ha librado por décadas en su país, Arabia Saudí, por fin se había materializado: las mujeres tendrán derecho a manejar vehículos.

Parece solo un pequeño paso en la conquista de la igualdad de género en este Estado, de unos 30 millones habitantes, donde las saudíes aún están sometidas a la tutela de un hombre para viajar, conseguir un trabajo, administrar dinero y acceder a servicios de salud. Y no pueden tomar sus propias decisiones, porque el guardián es quien resuelve. Tampoco, estudiar todas las carreras profesionales. Sin embargo, el rey Salmán bin Abdulaziz proclamó la semana pasada el decreto. Ellas pueden ir al volante, y esto cambia la vida en ese reino ultraconservador.

Movilizarse por cuenta propia en las vías era un acto criminal que ellas pagaban hasta con cárcel, y, no obstante el trabajo que varios movimientos nacionales y extranjeros realizaron en su defensa, parecía imposible que se aboliera esta norma, que forma parte de la estricta ley Sharia, celosamente defendida por los monarcas y líderes de la Iglesia islámica.

El sorpresivo cambio –hay que aclararlo– obedece más a los intereses económicos del país (es el segundo con mayor reservas de petróleo en el mundo) que a la intención de garantizarles plenos derechos a las ciudadanas. Y, durante años, esta y otras restricciones han acrecentado –con razón– la mala reputación de esa nación con sus socios comerciales, principalmente Estados Unidos. Por esto, y ante la presión por los bajos precios del petróleo, la monarquía finalmente se mostró dispuesta a flexibilizar sus políticas.

Pero hay esperanzas. Líderes como el joven príncipe Salmán bin Abdulaziz, el principal promotor de las reformas, afirman, con cautela, que “más cambios podrían darse en el futuro, y siempre esperamos que sean positivos”. Ojalá.

La lucha por la equidad es aún larga y ardua, pero la lección de esta buena noticia –no solo para la nación islámica, sino para el resto de países– es el reconocimiento de que una sociedad que incluya a las mujeres de forma igualitaria es más próspera y amable para las futuras generaciones. Sobre todo, una sociedad más justa.

editorial@eltiempo.com.co

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA