Editorial

La tragedia en el mar

La Unión Europea debe cumplir más seriamente la política internacional sobre refugiados.

14 de junio 2018 , 12:00 a.m.

Es cada vez más cruel el drama de los inmigrantes en el Mediterráneo, esos centenares y centenares de seres de distintos países que lo han perdido casi todo y a los que solo les queda la esperanza –aunque a veces como una tenue luz– de hallar una nación con oportunidades. Muchos saben que la probabilidad de perder la vida es un 50/50, pero se la juegan lanzándose al mar en botes a reventar.

La muestra palpable y cruel de esta desgracia es el caso del barco Aquarius, de la ONG francesa SOS Méditerranée, con 629 inmigrantes, entre ellos 123 menores solos, niños pequeños y mujeres embarazadas, rescatados el sábado pasado, que habían sido rechazados por las autoridades de Italia y de Malta, a pesar de que en él la situación era de angustia por enfermedades, deshidratación y hambre.

Por fortuna, el nuevo presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, autorizó que la embarcación atracara en Valencia. Esa es una ventana cierta, pero de un largo viaje de 1.500 kilómetros que partió este miércoles. Y como todo es tan complejo en estos avatares, no se sabe qué pasará en las zonas de refugio. Aunque hay una luz.

Se teme que más inmigrantes mueran ahogados. Ya perecieron 12 el martes, y un barco de Estados Unidos rescató a otros 41.

Esto para este grupo, pero en el mar seguramente quedan muchos sin tierra a la vista, y ya no estará en estos días el Aquarius, rescatista de la zona, porque se fue a llevar su carga humana y triste a Valencia. Por eso, la directora general de SOS Méditerranée, Sophie Beau, dijo que temen que más inmigrantes mueran ahogados. Ya perecieron 12 el martes, y un barco de Estados Unidos rescató a otros 41.

Hay manos amigas como Médicos Sin Fronteras y la Cruz Roja Internacional, pero no es suficiente. Falta respaldo económico: “Hay una ausencia de recursos, cruciales para salvar vidas”, afirmó Beau. Tristemente, sí hay plata para las guerras. La Unión Europea debe cumplir más seriamente la política internacional sobre refugiados, antes de que sea un drama humanitario. Se necesitan más humanidad y voluntad política.

editorial@eltiempo.com

viajero 1

La odisea de al menos 629 migrantes rescatados en aguas mediterráneas por el barco Aquarius de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras (MSF) parece que llegará al fin a puerto seguro.

Foto:

EFE

MÁS EDITORIALES

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA