Editorial

La justicia aplazada

Tapar el boquete de audiencias no realizadas sin justificación válida es una necesidad inaplazable.

19 de abril 2018 , 12:00 a.m.

Como si la ineficiencia, la corrupción y la congestión desbordada no fueran lastre suficiente, nuestra justicia se está viendo cada vez más afectada por el aplazamiento, injustificado las más de las veces, de las audiencias del sistema penal acusatorio.

Un informe publicado por este diario revela que tan solo el año pasado se cancelaron más de 427.000 audiencias, casi el 40 por ciento de las diligencias programadas ante los jueces. Es, sin duda, una gravísima situación que implica además un millonario derroche de recursos.

Las estadísticas señalan que en casi 220.000 casos fueron los abogados de la defensa los responsables del aplazamiento. Y si bien hay situaciones que son justificables para garantizar el debido proceso, las maniobras dilatorias han terminado convirtiéndose en fórmula recurrente para asegurar libertades por vencimiento de términos.

También sorprende el alto número de audiencias, más de 100.000, que fueron aplazadas por el fiscal del caso. Es un frente que reta a una administración como la de Néstor Humberto Martínez, que como ninguna otra ha utilizado las cifras y los indicadores para hacer más eficiente la lucha contra la delincuencia y la impunidad.

Aquí sí que se echa de menos que el Consejo Superior de
la Judicatura cumpla las tareas para las que fue creado por la Carta del 91.

En otras 16.000 audiencias no hubo cómo conseguir un juez, y, absurdamente, hubo 27.853 diligencias que no pudieron realizarse porque el Inpec no trasladó a los presos requeridos por los jueces. Esos incumplimientos se traducen en impunidad, como lo demostró la libertad, por vencimiento de términos, de dos redomados criminales, Luis Carlos Gómez Fonseca y Rodián Chacón Guzmán, quienes asesinaron, en un caso de fleteo, al comerciante Álvaro Morales Manchego en diciembre del 2016 en Chinú, Córdoba, y salieron a las calles, a pesar de todos sus antecedentes, porque, argumentando que no había dinero para la gasolina, el Inpec nunca los llevó ante el juez del caso. Chacón Guzmán acaba de ser capturado de nuevo en flagrancia.

Situaciones como estas están llevando al inexorable colapso del sistema acusatorio. Y es cuando vuelve a echarse de menos que el Consejo Superior de la Judicatura cumpla realmente las tareas para las que fue creado por la Carta del 91.

Lograr que los jueces se empoderen en las audiencias y ejerzan, como toca, su papel para evitar las maniobras dilatorias es una tarea de formación que demanda más recursos de la Sala Administrativa de la Judicatura. De la misma manera, es claro que la actual Sala Disciplinaria, que increíblemente ha sobrevivido dos años a la reforma que estableció su eliminación, no es el órgano que le garantizará al país que sus abogados cumplirán lealmente sus deberes de defensa. Un juicioso estudio de la Corporación Excelencia en la Justicia revela que hay casos en los que los abogados han logrado dilatar por más de tres años audiencias contra sus clientes sin que se haya iniciado una sola investigación disciplinaria de la Judicatura. Y la Fiscalía ha tenido que esperar hasta un año para que le programen una audiencia de imputación de cargos.

Estos increíbles esguinces, que desdibujan más la imagen de la justicia, tienen que parar. Tapar el boquete de las audiencias no realizadas sin una justificación válida es una necesidad inaplazable para todos los colombianos.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA