Editorial

La gran tarea del Congreso

Es primordial la reglamentación de la justicia especial para la paz.

20 de julio 2017 , 12:00 a.m.

Pocas veces en la historia del país el Congreso había comenzado una legislatura con una misión tan específica. Las sesiones que hoy se inician, con la tradicional intervención del Presidente de la República, en el marco de la conmemoración del grito de independencia, deberán ser recordadas como las que terminaron de allanar el camino hacia una paz estable y duradera. Así de claro.

Pero es un camino que no estará libre de obstáculos y bifurcaciones. Basta con una revisión de cuatrienios anteriores para advertir el riesgo de que la proximidad de las elecciones se haga sentir en el rigor con el que los parlamentarios desempeñan su labor. En esta oportunidad es un secreto a voces que la solidez de la Unidad Nacional ya es cosa del pasado. Ello se refleja en las palabras del ministro de la política, Guillermo Rivera, quien, en acertada y realista analogía futbolera, planteó que el Ejecutivo espera triunfos por la mínima diferencia. Hay que advertir también que por las grietas que hoy se ven en el otrora compacto bloque no se pueden colar las aguas del apetito burocrático.

Las iniciativas relacionadas con la paz tendrán que recibir la atención que merece un esfuerzo para asegurar mejores condiciones de vida a millones

Sea como sea, lo anterior no hace menos necesario un llamado claro y contundente para que las cerca de quince iniciativas relacionadas con la paz reciban la atención que merece un esfuerzo por parar un conflicto cuyas víctimas se cuentan por millones y el cual pretende, a su vez, mejores condiciones de vida para millones. Por supuesto que se parte de la premisa de que el paso por el tamiz del Legislativo, el cual incluye el necesario debate y la siempre democrática deliberación, enriquecerá, para bien del país, dichos proyectos de ley.

En esta hoja de ruta es primordial la reglamentación de la justicia especial para la paz. No solo porque el plazo para elegir los magistrados del Tribunal que esta contempla vence el 26 de septiembre, sino porque la definición de la situación de miles de guerrilleros, militares e incluso civiles es el siguiente paso en el sinuoso camino de la implementación de lo firmado en el teatro Colón.

La reforma política, la ley de tierras y otras iniciativas conexas, como aquella que fortalece la Unidad Nacional de Protección y la que da vía libre al muy necesario catastro multipropósito, ocupan también renglones preponderantes en esta lista de prioridades. Es de esperarse que los meses iniciales del período de sesiones sean dedicados a su trámite, pero, sobre todo, que su análisis no se haga a través del cristal de la contienda electoral que se aproxima, sino del de la necesidad de reformas que le den un respiro, que mucho necesita, a una institucionalidad golpeada por distintos flagelos, incluido, por supuesto, el de la corrupción. Un cuadro preocupante, cuyo diagnóstico puede verse en las encuestas que le toman el pulso a la opinión; allí, las distintas ramas del poder y los partidos tienen en común una alarmante caída de su credibilidad.

Lo dicho puede resumirse en el anhelo de que el inevitable entrecruzamiento entre la campaña electoral del 2018 y la implementación de los acuerdos sea para bien. ¿Qué significa esto? Que los congresistas asuman que estar a la altura frente a un desafío histórico es la mejor fórmula para conquistar a sus potenciales electores.

- editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA