Editorial

La cara más canalla del terror

La nueva estrategia de Isis incluye arrebatarles a niños y adolescentes el derecho a soñar y gozar.

24 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Cuando comenzaban a abandonar el escenario, durante la última canción de la artista pop norteamericana Ariana Grande, los 21.000 asistentes a su concierto en el Manchester Arena fueron sacudidos por un estallido que además de sembrar el pánico recordó, de la peor manera, que el principal rasgo del terrorismo es sorprender en el momento y en el lugar menos pensados.

Fue el lunes en la noche, en Mánchester. Se trató del cuarto atentado con mayor saldo de víctimas mortales ocurrido en Europa desde 2015 y el primero en este macabro registro en lo que corresponde al Reino Unido desde 2005, cuando sucedieron los atentados en el metro de Londres.

Un terrorista con un explosivo atado a su cuerpo decidió acabar con sus días, con la firme intención de que, al tiempo, comenzara para miles un infierno.

En este caso, además, en un lugar que para los niños y niñas presentes era el escenario de un sueño: su primer concierto, el de su idolatrada cantante. Grande es otro de esos fenómenos musicales contemporáneos que ha sabido conquistar el corazón de millones de jóvenes en el planeta. Miles de ellos habían ido a verla en vivo por primera vez. Un recuerdo con vocación de eternidad que por causa de la demencia de unos pocos salvajes hizo el tránsito a pesadilla, que tal vez los acechará por el resto de sus días. Maldad en estado puro.

Los recursos tecnológicos hoy disponibles pueden –por ingenuidad o simple inercia– convertirse en armas que amplifican a niveles superlativos el impacto de sus actos

Esta vez fueron 22 las vidas truncadas, entre ellas las de por lo menos una niña y una adolescente, y 59 los heridos. Y serán millones los que sentirán las ondas explosivas en sus vidas. Habitantes de ciudades susceptibles de estar en la mira de Isis –que ya se reivindicó el ataque– y cuya tranquilidad se verá irremediablemente corroída por el goteo de terror posterior a una explosión de estas.

El hecho tiene lugar en la víspera de las elecciones convocadas por la primera ministra Theresa May, con el fin de robustecer las mayorías de su partido, el conservador, en el parlamento con miras al duro camino que el Reino Unido deberá afrontar en su ruta de salida de la Unión Europea.

Al ser el fortalecimiento de controles fronterizos para evitar la filtración de terroristas presentes en otros países de la Unión una de las banderas de esta colectividad cuando promovió el brexit, podría interpretarse en caliente que la tragedia sería una razón más para mantener esta postura. Pero el argumento se debilita al conocerse que el terrorista que se inmoló, identificado por las autoridades como Salman Abedi, de 22 años, de ascendencia libia, había nacido en el país.

De lo que sí no cabe duda es de la perversa lógica que ahora guía el accionar de los terroristas del Estado Islámico: estremecer espacios de la vida cotidiana de la gente, para arrebatarles a quienes más distancia guardan del ajedrez geopolítico del que emanan estos conflictos –los niños, sobre todo– su derecho a soñar, a gozar, a descansar. A vivir sin el agobio de un fantasma invisible y sin embargo real, respirando en la nuca. Demuestran también entender muy bien cómo los recursos tecnológicos hoy disponibles pueden –por ingenuidad o simple inercia– convertirse en armas que amplifican a niveles superlativos el impacto de sus actos. Terror viral y virtual, podría llamarse. En cualquier caso, una real canallada.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA