Editorial

Hablemos de ecoturismo

Tenemos la oportunidad de acercar varias posturas sobre cómo armonizar turismo y riqueza ambiental.

07 de marzo 2017 , 12:05 a.m.

Una tras otra, se asoman en el debate público discusiones viciadas por la tergiversación, que, redes sociales mediante, se ha convertido en norma. El caso más reciente fue la ruidosa polémica que generó el proyecto de decreto del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo que busca fijar un rumbo para el desarrollo del sector turístico en el país e incluye el ecoturismo en los parques nacionales. Estamos todavía ante una buena oportunidad para acercar las distintas posturas sobre cómo armonizar turismo y riqueza ambiental.

Es una controversia que, como mínimo, debe partir de hechos como el de que desde hace cuatro años, gracias a una resolución del Ministerio de Ambiente, Colombia le apostó a blindar sus parques naturales de la gran infraestructura hotelera. Eso está claro, y debe mantenerse. También debe estar claro que asumir que el ecoturismo es contrario a la conservación es desconocer la misma función de una actividad que busca motivar a los ciudadanos a preservar el capital natural que tienen los ecosistemas.

La discusión debe girar en torno a cómo y dónde permitirla. En parques como Chiribiquete, digamos, no hay cabida para esta. Pero hay otros lugares en los que bien se puede aprovechar el creciente interés de personas en todo el planeta por venir al país, motivadas muchas por el fin del conflicto. Por ejemplo: aquellas reservas que particulares han promovido, y las áreas de amortiguación de los parques.

En estos dos casos, lograr convenios público-privados es una gran alternativa para impulsar una actividad turística que no le pase factura al ambiente y además rompa los círculos de pobreza de quienes las habitan. Hay ejemplos para tener como referentes. Como el de Ruanda, donde se le dieron alternativas económicas a la población a través de rutas ecoturísticas, lo cual permitió triplicar la población de gorilas, que estuvo en peligro de extinción.

El reto es concentrar los esfuerzos en estos territorios aptos para el turismo y que los parques más frágiles se puedan igualmente visitar, pero teniendo en cuenta el límite entre el goce de su maravillosa biodiversidad y el respeto por ella. Lo que hay que hacer es afinar el modelo, no desecharlo. Tener claro qué tipo de turismo se pretende atraer: si aquel que causa daños irreversibles en los ecosistemas o aquel de visitantes que se maravillan con tan solo avistar una especie de ave única.

Se necesita una hoja de ruta para avanzar. El peor escenario es que una agresiva confrontación entre sordos, como la vista hasta ahora, nos deje en el pantano de la falta de normas, que urgen tanto como un norte concertado. Este es, no sobra recordarlo, un paraíso para la muy dañina informalidad. Tampoco es recomendable regresar a un dilema que ya se dio en años anteriores y que va a impedir que esta industria llegue a lugares donde es la mejor opción para las comunidades locales.

Por último, conviene mencionar que áreas protegidas son también seguro de vida para soportar los embates que se vienen con el cambio climático. Nos blindan de vivir sequías e inundaciones extremas. Prevenir a través de la conservación es una inversión incalculable para las nuevas generaciones.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA