Editorial

Europa versus Trump

La decisión del presidente de EE. UU. de deshacer el acuerdo nuclear con Irán no fue apoyada.

14 de mayo 2018 , 01:00 a.m.

Todo parece indicar que dentro de muy poco sucederá —si no es un hecho ya— la noticia tan temida: que, luego de décadas de sociedad y entendimiento, los principales líderes de Europa y Gran Bretaña han llegado a la conclusión de que es hora de darles la espalda a ciertas causas que está defendiendo Estados Unidos bajo el gobierno de Donald Trump.

La canciller alemana, Angela Merkel, recién premiada en Italia por su voluntad a la hora de acoger a los refugiados, ha sido la primera líder en oponerse a la controvertida decisión de Trump de deshacer el importantísimo acuerdo nuclear con Irán (firmado por Alemania, China, Estados Unidos, Francia e Inglaterra), y no solo lo ha hecho lamentando el hecho, sino, con coraje, desmintiendo las versiones de los norteamericanos. Y no ha estado sola en sus declaraciones.

Tanto el presidente francés, Emmanuel Macron, como la primera ministra británica, Theresa May, representantes los dos de una derecha moderada en aquellos dos países de larga tradición democrática, se han unido en el propósito de salvar el acuerdo firmado por Irán. Macron, que con el paso de los encuentros bilaterales ha conseguido una buena relación personal con el presidente estadounidense, llamó el sábado pasado a Trump para tratar de expresarle su enorme preocupación por la estabilidad de la región. May, por su parte, ha telefoneado al mandatario iraní para confirmarle su firme compromiso con el acuerdo contra las bombas nucleares.

Como si no bastaran todos esos mensajes de consistencia y voluntad de paz, se ha programado para este lunes un encuentro entre los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Francia y el Reino Unido con representantes iraníes para impedir que de un brochazo se pierdan años de diplomacia. Ha quedado claro que ninguno de los tres países, que tanto han apoyado a Estados Unidos en las últimas guerras, comparte con el presidente Donald Trump el desprecio por lo logrado por la administración de Barack Obama. Es evidente que les parece fatal la idea de Trump de renegociar el acuerdo porque, tal como está, no garantiza la seguridad de las ciudades norteamericanas.

El presidente iraní, Hasán Rohaní, muy en la línea de los europeos, ha dicho que su país está más que preparado para una escalada nuclear, pero al mismo tiempo ha expresado su voluntad de analizar la crisis junto con las naciones amigas y aliadas con las cuales se firmó el acuerdo hace tres años. Se trata, por supuesto, de un momento histórico, de un giro —que está poniendo al mundo en vilo, pero también puede reencauzarlo— en la política internacional de las últimas décadas. No deja de sorprender ni de alarmar que el frágil equilibrio que se estaba buscando —y se estaba alcanzando— se esté viendo amenazado por el mismo país que lo lideró.

Sin embargo, la fortaleza y la unidad de Alemania, Francia e Inglaterra, que son una muestra de coraje y sensatez, una vez más podrían salvar la Historia. No puede ser que la Tierra vuelva al suspenso de la Guerra Fría.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA