Editorial

El ‘juego de pelota’ de Trump

Lo que era una manifestación de algunos deportistas se está convirtiendo en un gesto generalizado.

27 de septiembre 2017 , 12:00 a.m.

Históricamente, el deporte ha servido para unir naciones, en especial cuando atraviesan crisis o desafíos extremos, como una guerra o una tragedia, o también como catalizador de múltiples reivindicaciones políticas o sociales.

Estados Unidos no ha sido la excepción. Desde aquel famoso mensaje de 1942 del presidente Franklin Delano Roosevelt, llamado Green Light Letter, a los dueños de los equipos de béisbol para que en plena Segunda Guerra Mundial continuaran con el juego de pelota y subir la moral del país, pasando por el histórico puño en alto de dos atletas afroamericanos tras ganar medallas en los Olímpicos de México 68, el deporte ha llevado consigo una carga política que se ha usado con diversos propósitos.

Jugadores de la NFL protestan a través de todo el país contra Trump

Jugadores de varios equipos se arrodillaron durante la interpretación del himno nacional de Estados Unidos, mientras que se levantaron para escuchar el de Inglaterra.

Foto:

Andrew Boyers / REUTERS

Por eso llama tanto la atención lo que está sucediendo entre el presidente Trump y la Liga de Fútbol Americano (NFL), y también con los Warriors, recientes ganadores del torneo de baloncesto (NBA). Con insultos nunca propios de la dignidad de un mandatario, Trump ha llamado a castigar a aquellos jugadores que ponen rodilla en tierra cuando suena el himno nacional, un gesto que incluso en la era de Barack Obama ya se presentaba. Para el republicano, que lo asumió como propio, es un insulto; para los deportistas, una protesta por el racismo y la discriminación.

Es una tradición que el campeón de la NBA visite la Casa Blanca. Pero la estrella de los Warriors, Stephen Curry, dejó expresar sus dudas y Trump, en un impulsivo gesto, retiró la invitación al equipo completo.

¿A qué juega Trump? Si su idea era ahondar en su discurso divisivo para seguirle dando gusto a esa base popular que lo eligió y le encanta que use palabrotas en sus alocuciones, el tiro parece estarle saliendo por la culata.

Lo que era una manifestación de algunos deportistas afroamericanos se está convirtiendo en un gesto generalizado que incluye a blancos, deportistas y dueños de equipos, para quienes, como dijo Chris Paul, presidente de los jugadores de la NBA, lo que está haciendo Trump “no es la manera como debe comportarse un presidente” de EE. UU. O como le piden de otros sectores: que antes de seguir con la polémica se apersone de la crisis de Puerto Rico.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA