Editorial

El buen ejemplo del Orejón

En este lugar hoy se respira esperanza, gracias a la presencia integral del Estado.

17 de mayo 2017 , 12:02 p.m.

En un momento en el que parecen tomar la batuta del relato del posconflicto aquellas voces ubicadas entre el escepticismo y el pesimismo, caen muy bien las noticias que llegan desde el Orejón, vereda del municipio de Briceño, norte de Antioquia.

Este lugar, que el año pasado fue presentado en sociedad como aquel en el que había más minas que personas, hoy es la prueba de que si se hacen las cosas bien el posconflicto puede espantar todos los fantasmas que lo acechan. Esos que en otras regiones, el Pacífico, por ejemplo, amenazan con obligarlo a hacer el tránsito de ilusión a pesadilla.

Este, por fortuna, no es el caso del Orejón. Todo lo contrario: en ese lugar, por años azotado por el conflicto, hoy se respira esperanza, gracias a que la presencia integral del Estado ha logrado transformar la vida de las 24 familias que lo habitan con acciones encaminadas a mejorar sus condiciones materiales de vida, pero también a fortalecer el tejido social. Aquí hay algo central: y es que las instituciones no se han limitado a mostrar su aspecto verde camuflado, como ha ocurrido en otros territorios donde llega la Fuerza Pública y mucho después, o nunca y tímidamente, otras entidades.

La combinación de recursos con políticas acertadas necesariamente dará como resultado bienestar para la gente

Estamos ante una experiencia hasta el momento muy positiva y aleccionadora, debido a que, como astros que se alinean, todos aquellos actores con potencial para aportar en la causa de la construcción de paz vienen desarrollando un trabajo armónico: desde el Ejército, la Policía y las Farc con el desminado humanitario, que permitió ubicar y desactivar 44 explosivos de este tipo, hasta la comunidad internacional. La agencia de cooperación turca apoyó la construcción de una escuela; se hicieron vías, un puente clave para la economía local; la Cancillería lideró un componente social, aplicando toda la experticia que le ha dejado el plan Fronteras para la Prosperidad; en Pueblo Nuevo y en Briceño se construyeron bibliotecas y se puso en marcha el programa Deporte, Convivencia y Paz.

Es de mencionar lo avanzado ya en telemedicina, potabilización del agua y en las iniciativas de apoyo a cultivos de fríjol, maíz, maracuyá y forrajes, así como no se puede pasar por alto que ya funcionan quioscos de internet que hacen parte del programa Vive Digital, del MinTIC. Son, en total, 17 proyectos por un valor de 22.339 millones que buscan marcar un antes y un después para esta y otras cinco veredas.

Por supuesto, no se puede pasar por alto que lo ocurrido en este corregimiento tiene también el fin de demostrar que la combinación de distintos componentes produce un resultado final acorde con las expectativas. Esto, en un ánimo de alguna manera experimental.

De ahí que haya que hacer votos no solo para que los esfuerzos en el Orejón no decaigan, sino para que el empeño demostrado por todos los involucrados en este caso piloto sea el mismo en zonas que seguramente tendrán menos reflectores encima.

Pero si en algo hay que hacer énfasis es en que este experimento hasta ahora afortunado no condujo a ningún descubrimiento, sino a una confirmación: la combinación de recursos con políticas acertadas necesariamente dará como resultado bienestar para la gente.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com.co

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA