Editorial

El asesinato de Daniela

Su caso es un referente que alimenta la percepción de inseguridad que se respira en la capital.

08 de noviembre 2017 , 12:00 a.m.

Una comprensible reacción de repudio y pesar ha generado la muerte, este fin de semana, de la joven Daniela García, víctima de un aparente episodio de inseguridad cuando regresaba a su hogar, el pasado mes de abril. La estudiante de diseño, de 22 años, recibió un disparo en la cabeza que la mantuvo en coma los últimos siete meses, tiempo en el cual familiares y amigos no perdieron la esperanza de verla recuperada, como tampoco cesaron en sus llamados para que las autoridades esclarecieran lo sucedido. Infortunadamente, lo primero no se dio y lo segundo sigue siendo una incógnita.

Daniela, quien descendía de uno de los puentes de TransMilenio en la estación 21 Ángeles –símbolo de otra tragedia en el pasado–, dejó de existir este domingo y se convirtió en un nuevo referente que alimenta la percepción de inseguridad que se respira en la capital del país.

Lo ocurrido vuelve a poner el dedo en la llaga sobre varios asuntos. Por un lado, el reclamo ciudadano por crímenes que se cometen sin que sus responsables paguen por ello, como ha sucedido con la porrista de Millonarios Luisa Fernanda Ovalle o con Nicolás Galindo, de 19 años, asesinado en el municipio de Soacha; o el de la profesora Mónica Bravo, apuñalada y abandonada en inmediaciones del estadio El Campín en diciembre de 2014.

En el caso de Daniela, cabe recordar que el hecho tuvo lugar en un puente peatonal, espacios hoy convertidos en una amenaza para los transeúntes, especialmente en la noche, como lo revela la reciente encuesta de la Cámara de Comercio de Bogotá. La reacción de las autoridades ha sido tardía a la hora de garantizar la tranquilidad de las personas en estos sitios. Y finalmente está el tema de las armas: el 57 por ciento de los homicidios son perpetrados con armas de fuego, aunque se mantiene la restricción para su porte.

Es cierto que los indicadores de seguridad en Bogotá han mejorado, particularmente el de los homicidios, pero de nada vale esto si la impunidad, en episodios tan mediáticos como el de Daniela o anónimos como la gran mayoría, persiste. Es el peor escenario posible.

- editorial@eltiempo.com

Daniela y  su familia ya completa 44 días

Flor Alba Rincón, madre de Daniela García, junto a su hija de 22 años.

Foto:

Familia de Daniela

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA