Editorial

Documentando a Colombia

El público asiste a las salas en busca de relatos que articulen la compleja realidad de esta nación.

16 de septiembre 2017 , 01:56 p.m.

No es nuevo el fenómeno, que está cumpliendo unos tres años ya, pero no deja de sorprender –ni de dar la impresión de estar viviendo al fin una nueva época– que los documentales colombianos hayan ido ganando en popularidad entre los espectadores del país.

Por supuesto, la historia del cine hecho en Colombia está llena de importantes exponentes del género: vienen a la cabeza nombres como José María Arzuaga, Marta Rodríguez, Francisco Norden, Ciro Durán, Carlos Mayolo, Luis Ospina. Y quizás porque los nuevos servicios de televisión han acostumbrado a los espectadores a las historias reales, quizás porque la ley del cine sigue dando frutos y abriéndoles paso a nuevas voces, es de aplaudir lo que está pasando con nuestros documentales.

Documental Amazona

'Amazona' es un documental sobre Val, una extranjera de 80 años que luego de pasar por una tragedia familiar decidió aventurarse a vivir en la selva amazónica.

Foto:

Cine Colombia

En 2015 fueron estrenados trabajos como 'Un asunto de tierras', 'El valle sin sombras', 'Carta a una sombra'. En 2016 vinieron 'Todo comenzó por el fin', 'Paciente', 'Jericó'. Y en lo que va de 2017 fue presentada al público 'Señorita María, la falda de la montaña' (que será estrenada este fin de año), y se han visto, y han encontrado un público que la mayoría de los largometrajes de ficción no consiguen reunir, trabajos como 'El silencio de los fusiles', 'Noche herida', 'Amazona' y 'El fin de la guerra'. La primera conclusión es que los realizadores y los exhibidores se han dado cuenta de que los públicos –y las maneras de enfrentarse a las historias audiovisuales– están cambiando. La segunda deducción es que Colombia sigue teniendo la fortuna de ser narrada para no ceder a la desesperación.

Los documentales mencionados, que han recibido premios en festivales y han sido reconocidos por la crítica por su innegable calidad, tienen en común una vocación a rescatar del olvido historias que son pruebas del país que hemos sido y que somos: el problema de la tierra, la violencia como salida fácil a la resolución de los conflictos, las vidas al margen en una sociedad aferrada incluso a sus peores tradiciones, los laberintos del sistema de salud y el fin de la guerra con las Farc han pasado por las pantallas colombianas en estos tres años, y el público ha estado asistiendo a las salas en busca de relatos que articulen la compleja realidad de esta nación. Es, por decir lo menos, esperanzador.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA