Editorial

Discapacidad: más derechos, menos caridad

La lucha por sus derechos sigue; varias barreras han caído, pero la tarea está lejos de terminar.

23 de mayo 2017 , 12:00 a.m.

Es larga la historia de deudas del país frente a distintas poblaciones que impiden que este sea más inclusivo. La Colombia de las personas con discapacidad no es perfecta, pero es necesario reconocer que el panorama no es tan desalentador como en otros tiempos.

Lo cierto es que, como lo mostró un reportaje de este diario publicado ayer, estos compatriotas deben afrontar a diario innumerables desafíos, igual quizás que cualquier colombiano, pero con muchas barreras que no siempre se notan.

La justa causa de esta población, que merece pleno respaldo, es para que sus integrantes sean vistos como personas que merecen el trato igualitario que corresponde a cualquier otro ciudadano y, sobre todo, para que los demás, incluidos instituciones y legisladores, entiendan la discapacidad como lo que es: obstáculos en el entorno y no una simple condición de salud. Esto es fundamental.

La infraestructura urbana de muchas ciudades está todavía lejos de ser una aliada de una población que ronda los 600.000 integrantes

Y es que en las últimas décadas los colombianos con discapacidad han luchado para que se reconozcan sus derechos civiles y políticos; varias barreras han caído, pero la tarea está lejos de terminar. Son de destacar la ratificación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y la Ley Estatutaria 1618 de 2013.

Aun así, y como lo mostró el citado informe, la infraestructura urbana de muchas ciudades está todavía lejos de ser una aliada de una población que ronda los 600.000 integrantes. Esos que tienen que librar arriesgadas carreras de obstáculos, guiarse no por ayudas ubicadas pensando en sus necesidades, sino por huecos y postes atravesados en las aceras.

Otros pendientes se concentran en términos de educación inclusiva y reconocimiento de la capacidad jurídica de ciudadanos con discapacidad. Y, sobre todo, en el terreno de lo cultural, en transformar la noción de que estas personas son objeto de caridad. Este imaginario, que sitúa la discapacidad en el individuo y no en las barreras que tienen que enfrentar día a día, es probablemente el principal obstáculo por superar si se quiere garantizar realmente la igualdad de derechos en Colombia para esta población.

editorial@eltiempo.com

MÁS EDITORIALES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA